PADRASTRO CASI MATA A HIJASTROS POR OBSTINARSE EN CREER QUE HABÍAN VIOLADO A SU HIJA

Un charco de sangre quedó en el cuarto de una humilde vivienda del barrio El Centenario de Estelí, donde fueron agredidos dos adolescentes (de 15 y 13 años) por su propio padrastro.

El menor de 13 años fue trasladado al Hospital Antonio Lenín Fonseca de Managua, donde hasta la tarde de ayer se mantenía con pronóstico reservado por el golpe que recibió con un garrote en la parte frontal de la cabeza.

El presunto agresor es Emir Rubio Blandón, de 40 años, quien atacó a los menores de edad con un garrote.

La comisionada Carmen Rocha, jefa de la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia de Estelí informó que el presunto agresor había denunciado en semanas anteriores a sus hijastros —presuntamente— por haber violado a su hija de ocho años.

Sin embargo, la Comisaría hizo las investigaciones y la médico forense en su dictamen manifiesta que no hubo ningún tipo de violación. Asimismo la psicóloga tampoco encontró indicios de que haya habido algún abuso.

Pero el hombre se obstinó en que sus hijastros habían abusado de la niña y exigía la detención de los mismos, posiblemente porque no quería seguir viviendo junto a ellos, según las autoridades policiales.

Ante esa situación y por la intervención del Ministerio de la Familia (Mifamilia) se decidió que los menores vivieran con una tía materna, hasta el miércoles, que por decisión de su madre regresaron a su lado, en la casa del barrio El Centenario, adonde se habían mudado hace tres días porque antes vivían en otro lugar.

EN CENTRO DE SALUD

La comisionada explicó que los hechos violentos se registraron a eso de las 7:00 de la noche de ese mismo día.

El menor de 15 años salió de la casa corriendo ensangrentado, en el momento cuando regresaba su mamá de hacer un mandado, a quien le gritó que su hermanito estaba muerto.

Un vecino se ofreció llevar al adolescente al centro de salud, mientras pidió a su mamá que llamara a la Policía, el otro menor fue llevado al Hospital San Juan de Dios donde verificaron que su estado era muy grave y debía ser trasladado a Managua.

El adolescente de 15 años sería dado de alta ayer, mientras que su hermano menor seguía internado en el Hospital Antonio Lenín Fonseca de la capital. La jefa de la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia, comisionada Carmen Rocha, informó que el presunto agresor fue detenido y será remitido al Ministerio Público por el delito de lesiones gravísimas.

Fuente: Hoy

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »

DEJA TU MENSAJE