En Filipinas existe una cárcel sin rejas y abierta al público

En la Prisión y Granja Penal de Iwahig, Filipinas, el sistema de justicia local está experimentando desde hace años con una peculiar forma de reinserción social.

La población delincuencial, compuesta por más de tres mil presos, en su mayoría asesinos, ladrones, violadores y estafadores, trabaja durante todo el día en el campo labrando la tierra de la isla de Palawan.

El espacio total de la enorme prisión es de 26,000 hectáreas.

No todos los presos se dedican a labores de agricultura, unos más están a cargo de tareas de pesca, y otros tantos de la ganadería local. Las actividades se otorgan de acuerdo con la buena conducta o el nivel de los presos. Por ejemplo, los presos de mínima seguridad son responsables de las tareas de oficina.

El penal tiene las puertas abiertas todos los días del año, permitiendo que familiares y curiosos puedan visitar a los presos. Con el 30 % del dinero obtenido por la venta de los alimentos producidos, se mantiene a los reos y se gestionan diferentes programas de reinserción social.

En Iwahig los presos pueden vivir con sus familias dentro del penal, de manera similar a como operan las Islas Marías, además los presos de la isla filipina reciben un sueldo por su trabajo dentro del penal. El tipo de pago también varía de acuerdo con la categoría de los recluso, ganado más los de bajo nivel de peligrosidad que realizan actividades administrativas.

El 50% del sueldo se les retiene y se acumula en cuentas bancarias individuales que se les entregan una vez que cumplen su condena. A pesar de tener un sistema de organización modelo, los presos más viejos añoran los años noventa, cuando el sistema penitenciario les otorgaba un sobre sueldo por cada pariente que tuvieran viviendo con ellos dentro de la isla, además de permitirles salir a trabajar como albañiles en los pueblos vecinos, algo que ya no ocurre.
De acuerdo con las autoridades, la tasa de reincidencia de los criminales excarcelados se encuentra por debajo del 5%. Incluso se dice que los presos de otras cárceles de Filipinas pagan sobornos para que los trasladen a purgar sus penas en el penal de Iwahig.

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »

DEJA TU MENSAJE