La historia de Dirk, el hombre que convive con una pareja de silicona

Una fotógrafa recrea la vida cotidiana que tiene una vida afectiva muy particular.

La fotógrafa Sandra Hoyn se propuso documentar la vida de Dirk, un hombre que convive con una muñeca de siliconas.

Metáfora de la soledad contemporánea, opción afectiva perturbadora, o lo que sea, el hecho es que Dirk considera a Jenny -la muñeca- su pareja estable.

El hombre admite que es difícil no poder tener una vida social con alguien como ella. No obstante, dice, jamás saldría a una fiesta o invitación sin su apreja.

Dirk se encarga de bañar la muñeca y de hacer que todo esté en orden. Dentro de la casa la traslada en una silla de ruedas.



Share this

Related Posts

Previous
Next Post »

DEJA TU MENSAJE