Niña de 11 años sostiene que quiere continuar relación con quien la violó

Los informes médicos dan cuenta de que padece un retardo.

La niña de 11 años embarazada tras ser violada por un hombre de 41, dijo ante la Justicia que quiere mantener su relación con el agresor y que desea seguir adelante con el embarazo. Así se desprende de la resolución que adoptó la jueza de Familia Raquel Gini, quien intervino en el caso.

De la declaración de la niña, dice el fallo al que accedió Subrayado, “surge que es su deseo continuar su relación con (aquí aparece el nombre del violador), continuar con el embarazo y se opone a su ingreso al INAU”.

Por su parte, la madre de la niña dijo ante la jueza Gini que “está de acuerdo con interrumpir el embarazo de su hija por entender que no está en condiciones de llevar adelante el mismo”.

Además, según el fallo, la madre dice que “no está en condiciones a su vez de hacerse cargo del cuidado y atención de su hija, entendiendo necesaria la internación de la misma en el INAU para que se le brinde el abordaje y contención pertinentes”.

Por otra parte, los informes médicos solicitados al Hospital Pereira Rossell, donde está internada la niña embarazada, indican que la pequeña “no tiene capacidad para entender las consecuencias del embarazo, la maternidad y la relación con un hombre que triplica su edad, además de ser ella portadora de un evidente retardo, al menos leve”.

Sobre esta base la jueza Gini dijo que “no le corresponde determinar la progresión o interrupción de la gestación que cursa esta niña”. Resolvió entonces que la decisión de abortar o no debe surgir de un acuerdo entre la niña, su madre y los médicos tratantes.

LA SUPREMA CORTE Y LO QUE DICE LA LEY. El presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak, indicó este jueves que los jueces que actuaron en el caso de la niña embarazada tras una violación, debieron enfrentar “un caso complejo” porque “hay valores contrapuestos”.

Chediak aseguró que la menor “no tiene capacidad plena para decidir” sobre su embarazo. Sin embargo, y de acuerdo a la ley vigente, debe respetarse “la autonomía progresiva de los adolescentes”. Ante la falta de acuerdo, la ley prevé que los médicos tratantes puedan solicitar “al juez competente” el “aval” para adoptar tal o cual tratamiento.

En este caso el juez “deberá recabar la opinión del niño, niña o adolescente, siempre que sea posible”, dice la ley.

A continuación los artículos del Código de la Niñez y la Adolescencia que definen los pasos a seguir en el caso de la niña de 11 años violada y embarazada.

“Artículo 7º de la ley 18.426.- Incorpórase al Código de la Niñez y la Adolescencia el siguiente artículo:

"ARTÍCULO 11 bis. (Información y acceso a los servicios de salud).- Todo niño, niña o adolescente tiene derecho a la información y acceso a los servicios de salud, inclusive los referidos a la salud sexual y reproductiva, debiendo los profesionales actuantes respetar la confidencialidad de la consulta y ofrecerle las mejores formas de atención y tratamiento cuando corresponda.

De acuerdo a la edad del niño, niña o adolescente se propenderá a que las decisiones sobre métodos de prevención de la salud sexual u otros tratamientos médicos que pudieran corresponder, se adopten en concurrencia con sus padres u otros referentes adultos de su confianza, debiendo respetarse en todo caso la autonomía progresiva de los adolescentes.

En caso de existir riesgo grave para la salud del niño, niña o adolescente y no pudiera llegarse a un acuerdo con éste o con sus padres o responsables del mismo en cuanto al tratamiento a seguir, el profesional podrá solicitar el aval del Juez competente en materia de derechos vulnerados o amenazados de niños, niñas y adolescentes, quien a tales efectos deberá recabar la opinión del niño, niña o adolescente, siempre que sea posible".

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »

DEJA TU MENSAJE