MI SOBRINA Denisse Gil Diaz POSANDO EN NUESTRO SET DE NOTICIA


1. No debes doblar el pene si está erecto
El pene es un músculo, no solo piel y venas. Ten eso en cuenta cuando se te ocurra intentar doblar un pene que esté en su máximo esplendor. Puedes, incluso, llegar a causar una rotura fibrilar en una zona muy sensible.

2. No debes morderlo
¡Ni se te ocurra! La piel que lo rodea es sumamente fina y podrías hacerle alguna herida. Y crearle una infección. Y las consecuencias podrían ser desastrosas. Además, duele mucho. Imagina que te muerden un pezón o, peor, el clítoris.

3. No lo muevas o golpees sin control
Aparte de que no tendría ningún sentido que lo abofetearas, el pene no es un tentetieso en miniatura con el que puedas jugar. Ten eso muy en cuenta.

4. Ten cuidado con la fricción excesiva
Ya sabes a lo que nos referimos. Si bien es cierto que una fricción pausada y lubricada es la base de la excitación masculina, una fricción excesiva puede causarle una quemadura en el pene. Y a ver cómo lo explicáis en el medico.

5. No le soples
¿Recordáis un mito que aseguraba que si, practicando una felación, soplabas hacia dentro, podrías desencadenar consecuencias fatales para el chico? Probablemente, sea todo falso, pero oye, por si acaso, no lo hagas.

6. Lávalo correctamente
Recuerda que los genitales son una parte muy sensible del cuerpo humano. Lo mejor es usar un jabón con un pH neutro o especial para zonas íntimas. Pero, si no, un gel de ducha sirve. Eso sí, lávalo. La higiene es importante, no solo para la salud, también para el sexo.

7. No juguetees con los testículos
Los testículos, esos grandes desconocidos. Normalmente, nos solemos olvidar de estos órganos tan importantes para la vida y que tanto placer causan a los hombres-sí, también es una zona erógena. Por esto, debemos evitar manosearlos bruscamente porque, al igual, que el pene sufren. Ellos no lo harían.

8. No coloques peso sobre el pene
Sabemos que es muy tentador, pero evítalo. De verdad, por mucho que te hayamos dicho que es un músculo, no debes entrenarlo como haces con tus bíceps en el gimnasio.

9. No lo estires
Al igual que otras partes de nuestro cuerpo, el pene tiene un punto máximo hasta el que puede ser estirado. Si se sobrepasa, puede sufrir lesiones permanentes. ¿Recordáis el capítulo de Los Simpsons en el que Bart tiene el superpoder de estirar su cuerpo y sus extremidades parecen fideos? Pues eso.

10. La presión, controlada
Una presión normal excita a nuestro chico pero, si su pene sufre una presión excesiva, puede sufrir un derrame y todo lo que eso implica: dolor, hinchazón, problemas internos, etcétera.

11. No intentes meter nada dentro del pene
Nunca, NUNCA. El orificio del pene no está pensado para que se introduzca nada en él, solo para expulsar líquidos. Así que, por el amor de Dios, que no se te pase eso por la cabeza.

cosmohispano.com

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »

DEJA TU MENSAJE