Historia Real Muy Extraña Que Te Producirá Escalofríos

Edward Mordrake nació con una segunda cara en la parte de atrás de su cabeza. La segunda cara no podía hablar, pero podía reír o llorar separada de las emociones de Mordrake. Él llamó a su cara “su gemelo malvado”. Él se suicidó luego de que los doctores se negaron a removerla de su estructura ósea.

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »

DEJA TU MENSAJE