15 Curiosidades sexuales

15 Curiosidades sexuales

1. Según una encuesta realizada en el 2000, el pene más largo tiene 35.6 cm (en estado de erección), mientras que la media es de 27,3 cm

Open-upload.com picture

2. Sin duda, la ninfómana más famosa fue Valeria Mesalina, esposa de un emperador romano. Tuvo sus primeras relaciones sexuales a los 13 años y durante su época de adulta, su esposo siempre la mantuvo contenta proporcionándole una gran cantidad de amantes.

3. Durante la época romana, se registraron grandes bacanales, era la época por excelencia de la grandes orgías, hay constancia de una con más de 7.000 participantes.

4. El record de la erección más rápida está en 3 seg.

5. La sesión mas larga de sexo duro 15hrs seguidas!

6. El 27% de los hombres llegan al orgasmo en la primera relación sexual

7. El 25% de los hombres jóvenes admite haber tenido una relación homosexual.

8. Una mujer llegó a hacer “el amor” 300 veces en el mismo día. Los hombres, naturalmente, se fueron turnando.

9. El 11% de los españoles practica el sexo todos lo días y el 22% asegura hacerlo, al menos, una vez a la semana.

10. Los récords más impresionantes los bate nuestro propio cuerpo cada vez que hacemos el amor. El ritmo cardíaco aumenta a 120 latidos / minuto, y el número de respiraciones a 30, cuando lo normal es 15. Durante el orgasmo, los latidos van a 180 x minuto, la respiración sube a 40 y la tensión se dispara 4 puntos.

11. Atención, el 10% de los españoles cree que un preservativo se puede reutilizar.

12. 893 millones de espermatozoides se eyaculan en cada relación sexual, en un año sumamos 55.200 millones circulando de un lado para otro, es decir, más de 6 veces la población mundial. Y todo esto sólo con una media de 2 a 3 relaciones semanales

13. Un hombre de 70 años habría invertido 450hrs en relaciones sexuales, es decir, 18 días y 16 hrs. sin parar

14. Un club masculino de EEUU sólo admite socios con un pene de mínimo 20cm. Esta asociación funciona desde hace 15 años y sigue admitiendo socios

15. En Clinton (Montana, EE.UU.), durante el ANNUAL TESTICLE FESTIVAL (Festival Anual de los Testículos), se consumen dos toneladas de criadillas de toro. La clave es desnudarse todos y pasar el festival completamente desinhibidos.

Una madre brasileña tiene 3 hijos albinos, científicos desconcertados

Una madre brasileña negra ha desconcertado a los científicos después de dar a luz tres hijos albinos. Lo curioso es que tanto Rosemere Fernandes de Andrade y su esposo Juan, y sus otros dos hijos son afro-brasileños, de piel oscura.

Este es un caso especialmente raro, teniendo en cuenta que tres de los cinco hijos de esta mujer son albinos, según lo explicó Valdir Balbino profesor de Genética de la Universidad Federal de Pernambuco. De hecho una de cada 17.000 personas es afectada por el albinismo.

Las personas con albinismo no producen suficiente melanina que da color a la piel, cabello y ojos, además de que protege a la piel contra los rayos solares. A menudo sufre de miopía y sensibilidad a la luz.

La madre de los cinco niños ha sido cuestionada por guardias de seguridad que afirma que la mujer no puede ser la madre de los tres niños.

La señora Fernandes expresa su preocupación por no poder comprar algunas recetas médicas o ropa adecuada para sus tres hijos. A causa del costo de los medicamentos no puede adquirirlos y teme que sus hijos se expongan al cáncer de piel.

Juega “Petting”, placer sin penetración

Para practicarlo sólo hay que dejarse llevar. Decir a la pareja qué te gusta hacer y qué te desagrada.

La idea es tener intimidad, besar, acariciar, excitar, motivar, sentir y parar a tiempo El petting es un término anglosajón relacionado con el verbo "to pet" que significa acariciar, besarse; consiste en mantener relaciones sexuales en las que no existe la penetración.

Es, por tanto, sexo sin coito, sexo en el que las parejas, para excitarse mutuamente, se rozan, se besan, se acarician y hasta se masturban, pero sin que el pene llegue a introducirse en la vagina en ningún momento, indica sexualidad.es

La excitación que se alcanza tras los masajes, los juegos orales o la estimulación directa de los genitales puede llevar a las parejas a alcanzar el clímax que supone el orgasmo sin ningún problema.

La clave, en la mayoría de los casos, está en superar la impaciencia y la creencia de que sólo a través del coito el placer físico llega hasta su nivel más alto, publica enfemenino.com

Para las mujeres, esta práctica puede llegar, incluso, a ser más satisfactoria que el coito en sí, pues a ellas no les basta el coito para tener un orgasmo, sino que requieren que se produzca la estimulación directa en su clítoris.

El hombre, en cambio, suele necesitar tan sólo el roce continuo del glande que se produce con la penetración para eyacular y obtener placer, comenta el sitio especializado en sexualidad educasexo.com

El petting no es una técnica que deba aprenderse en ningún manual, sino que se desarrolla de forma natural y progresiva, a medida que los miembros de la pareja van tomando confianza.

No existe una fórmula universal que pueda aplicarse en todos los casos: se puede acariciar o besar cualquier parte del cuerpo, lamer los lóbulos de las orejas, dar masajes eróticos, propone amor.net

LOS LECTORES PREGUNTAN A PILAR CRISTOBAL DESTACADA SEXOLOGA ESPAÑOLA

Sinsentido: "Mi pregunta es sobre una persona a que le gustaba la penetracion anal cuando se masturbaba, pero no se sentia atraído por los hombres. A mi me sucede algo parecido, y nos gustaria saber si es que somos gays o el inicio de una nueva orientacion sexual. ¿O no tiene nada que ver?"

La atracción sexual es una cosa y la conducta es otra. Las relaciones anales no son un síntoma de homosexualidad, es más, muchos homosexuales prefieren penetrar a ser penetrados y otros no experimentan ninguna curiosidad antes esta práctica. Ser gay es sentirse atraído por personas de tu mismo sexo, es decir, que esa persona es la que tiene el don de encenderte, como decían en "Como agua para chocolate" todos somos cajas de cerillas pero no todo el mundo sirve como rascador, el sexo de los rascadores determina la tendencia sexual, no la conducta que nos satisface.

Americanos tienen en promedio 10 minutos de sexo

Los estadounidenses y canadienses según sus puntos de vista no podríantener relaciones (coito) por mas de 10 minutos afirman estudiosos americanos y de Canadá ,
publico «Journal of Sexual Medicine»afirmando que el ideal es de 7ª13 minutos ¿Qué tal?

Me pregunto en Argentina como Brasil Colombia donde una relación sexual que dure menos de 30 minutos la mujer se queja, ¿Qué dirán en eses países las mujeres con 10 minutos? En mi caso my mujer me echa de casa.

El resultado de una investigación científica que publica la revista médica «Journal of Sexual Medicine» no deja lugar a dudas: el coito perfecto dura entre 7 y 13 minutos.

Pero tranquilos todos porque si el coito dura entre tres y siete minutos también se considera como «adecuado». Ahora bien, todo lo que sea por debajo de los tres minutos es demasiado corto y si se superan los trece minutos es demasiado largo.

Los investigadores recabaron las opiniones de expertos sexólogos de EE.UU y Canadá con la intención de acabar con el mito de cuánto tiempo debe durar el acto sexual de una pareja normal.

En su conclusión se intenta tranquilizar a todos los que piensan que no son capaces de alcanzar las irrealistas prestaciones sexuales que se han creado en la sociedad actual.

Según otros estudios los estadounidenses, tanto hombres como mujeres, están convencidos de que el coito debe durar entre 15 y 20 minutos cuando en realidad sólo llega hasta un poco mas de la mitad de este tiempo.

«Es una situación que necesariamente conlleva a que muchas personas sufran decepciones e insatisfacciones» explicó Eric Corty, director del proyecto, en el Behrend College de Pennsylvania (EE.UU).

LOS LECTORES PREGUNTAN A PILAR CRISTOBAL DESTACADA SEXOLOGA ESPAÑOLA

"Para empezar yo soy heterosexual, de hecho estoy felizmente casado y tengo dos hijos. Pues bien, desde hace un año más o menos me siento muy atraído por un camarero del restaurante al que voy a diario con mis compañeros de trabajo. Bueno, esto me preocupa más, resulta que el chico es de color... y jamás pensé que me pasaría esto. Cuando lo veo lo único que se me pasa por la cabeza es lanzarme sobre él y besarlo salvajemente. Cada día me corto menos y es que necesito sacar toda esa pasión que me corroe. ¿Crees que tengo algún tipo de transtorno? Yo quiero mucho a mi mujer pero ese mulato me pone todo loco. Estoy muy preocupado."

Hasta hoy puede que fueras heterosexual pero hoy sabes que eres bisexual, es decir, que puedes amar a dos personas de distinto s exo sin estar loco. La condición sexual humana es mucho más bisexual de lo que nos inclinamos a creer, y muchas personas se han sentido en tu misma posición desde el principio de los tiempos.


El deseo que sientes por ese chico no es distinto del deseo que podrías sentir por una chica estando felizmente casado. Lo único que se interpone en tu pasión es la lealtad que has prometido a tu mujer. Y tu conducta no depende de tu deseo sexual ni de tus tendencias, depende de tus principios morales.

El impulso sexual sopla donde quiere y cuando quiere, no confundas el amor y la lealtad que sientes por tu mujer con la pasión sexual que sientes por ese chico. No sé por qué "te preocupa más que sea de color". No vas a decir que eres racista.

LOS LECTORES PREGUNTAN A PILAR CRISTOBAL DESTACADA SEXOLOGA ESPAÑOLA

"Hace poco más de una semana tuve un pequeño problema con el frenillo del pene. Quizá tiré demasiado al masturbarme y me hice una pequeña herida. No muy grande, porque no sangropracticamente nada, pero cada vez que retraía el prepucio estaba muy tirante. Por ello, durante unos días no bajé el prepucio, y cuando a los tres o cuatro días lo bajé me encontré mucho esperma y algunos, por así decirlo, granitos en parte de la superficie del glande. He probado con una crema contra los hongos y parece que mi pene vuelve a estar como antes. Relaciones sexuales no tengo desde hace meses y he leído que las candidiasis son frecuentes cuando se tiene el sida. Quitando felaciones, siempre he tenido sexo con protección, pero no puedo evitar asustarme un poco. ¿Pude haber cogido candidiasis por la falta de higiene en aquellos días en los que no me bajé el prepucio para ver si cicatrizaba el frenillo?"

Creo que has leído demasiado y no has asimilado lo suficiente. Las cándidas no se tienen con el Sida, estos hongos se tienen y cuando bajan las defensas se disparan, pero lo que tú tienes es simplenete falta de higiene, si te vuelve a pasar, lo que tienes que haces es permanecer con el prepucio bajado para que cicatrice mejor y mantenr una higiene estricta como se hace cuando hay alguna herida.

El tamaño del pene

Cada persona es un mundo y su sexualidad también, así que no se debería generalizar con la sexualidad y la erótica de las personas, y mucho menos con la de las mujeres. Como en muchos aspectos el generalizar es inevitable, puede que en algún momento del post de hoy cometa la "inmoralidad" de hacerlo, por lo que pido disculpas anticipadas. De todas formas, voy a procurar dar datos objetivos, científicos, sin lugar a subjetividades.

Y así, vamos a intentar responder la gran pregunta de hoy: ¿El tamaño importa? Y aclaro; hablaremos de si es importante el tamaño del pene para proporcionar placer a las mujeres. Empezamos:

1.- Debemos tener en cuenta que la mayor concentración de terminaciones nerviosas en TODAS las mujeres está en el clítoris, por lo que podríamos concluir que no es que el tamaño del pene no importe, sino que ni siquiera sería importante el mismo pene. En cambio sí que tendría más importancia cualquier otra parte del cuerpo más útil para la estimulación del clítoris: la lengua, los dedos...

2.- Olvidémonos del apartado 1 y centrémonos en la penetración. Si analizamos la vagina, nos daremos cuenta de que la mayor concentración de terminaciones nerviosas en TODAS las mujeres está en la entrada vaginal, por lo que la largura del pene no podría ser importante.

3.- Si nos adentramos en el propio conducto vaginal, debemos saber que la vagina es flexible, pudiéndose agrandar tanto como para llegar a permitir que salga un bebé por ella, y manteniéndose tan "encogida" como para evitar que se mueva o se "escurra" un tampón. Vamos, que la vagina se "adapta" a lo que entra en ella, así que el grosor del pene tampoco sería importante.

4.- POCAS mujeres (30%) son capaces de llegar al orgasmo con el coito, y de éstas, la gran mayoría aseguran que para ellas no es relevante el tamaño del pene para llegar o no. Lógico; el orgasmo alcanzado mediante el coito es debido a la estimulación "indirecta" en el clítoris, en la entrada de la vagina, y en POQUÍSIMO grado en ciertas zonas de la FLEXIBLE vagina. No olvidéis que el interior de la vagina tiene muy poquitas terminaciones nerviosas, en TODAS las mujeres.

Y ya para acabar, deciros que más del 80% de las mujeres que se masturban, nunca o casi nunca lo hacen metiéndose algo por la vagina. Si tan importante fuera el pene y su tamaño, ¿no pensáis que la gran mayoría de las mujeres se meterían enormes objetos por su vagina al masturbarse?

Puntos eróticos masculinos: Los sitios de placer

Así como las mujeres tienen sus puntos eróticos o zonas erógenas, los varones, también tienen los suyos. Y ahora nos encargaremos de revelar los puntos eróticos masculinos. Y relacionados a sus genitales, una de las zonas erógenas de los hombres son los testículos, una de las más sensibles del cuerpo masculino.

La zona perineal, es otra de las áreas de mayor sensibilidad y es la que comunica con el ano, ya que se ubica entre los testículos y éste.

Y ya que hablamos de él, el ano, es la zona erógena por excelencia para muchos hombres.

Y este punto erógeno en particular, es motivo de controversia entre los varones, ya que hay algunos que no aceptan ni siquiera que se les sugiera la idea de estimularlos analmente, ya que tienen prejuicios con esta parte de su anatomía por temor a ser juzgados como homosexuales, si reconocen que esta zona les provoca placer.

Algunos, ni siquiera se permitirán experimentarlo, pero lo cierto es que el ano para el hombre, puede llegar a convertirse en una enorme fuente de placer, sin por esto significar que con esta estimulación vayan a perder su hombría o que sean gays.

El glande y el frenillo del glande, es otra de las zonas sensitivas del hombre, que puedes estimular muy bien, mediante el sexo oral.

Si salimos del área genital, el interior de los muslos, puede resultar una gran fuente de placer, por la gran cantidad de terminaciones nerviosas que allí se encuentran, como así también lo es su pecho.

La nuca y los lóbulos de sus orejas, también pueden resultar excitantes y ser muy sensibles a los besos y caricias.

Estos, a grandes rasgos, son los puntos eróticos masculinos, lo que no quiere decir que a todos los hombres les guste ser tocados en las mismas zonas.

Lo fundamental, es que converses con tu chico, cuáles son sus puntos de placer, para que sepas donde estimularlo.

Con caricias, besos y masajes, seguramente siguiendo algunos de los puntos de este mapa erógeno masculino.

El Ombligo, El Centro del Placer

Algunos pueblos indígenas de México creían que untando el ombligo de las niñas con miel se garantizaba que en el futuro fueran dulces y encantadoras; sabrosas y acarameladas. Quizá sea cierto o quizá no... pero el ombligo concentra un innegable halo sexual. ¡Saboréalo!

¿Dónde reside el sensual encanto del ombligo? Quizá sea porque no hay dos iguales, quizá sea porque se sitúa en una zona caliente, quizá sea porque... ¡Qué sé yo! Lo cierto es que las cosquillitas, los besos y las suaves caricias alrededor del ombligo son capaces de inflamar los ánimos más gélidos.

La zona del ombligo es, sin duda, un territorio sensual, sugerente... ¡muy, muy sexual! Pero... no basta. No te quedes ahí. Sube con tus caricias y besitos, desde el ombligo hasta el pecho. Y, después, baja con los dedos y los labios, desde el ombligo hasta... bueno, ¡los límites los pones tú!

Manos (o bocas) a la obra

Es cierto: el ombligo es diminuto. A penas unos milímetros capaces de destapar la caja de los truenos. Sólo tienes que saber tocar las teclas adecuadas. Y para descubrir cuáles son las zonas más calientes al entorno de lo que fue el cordón umbilical lo mejor es explorar con la propia anatomía. Existen infinidad de terminaciones nerviosas que se concentran en esta parte del cuerpo. Descubrir cómo estimularlas es sólo cuestión de tiempo y de práctica. Así que no te cortes: ponte manos a la obra.

Y... ¿cómo se acaricia el ombligo? Con infinita suavidad y dulzura, por supuesto. Y como te dicte tu imaginación. Puedes hacerlo con la yema de los dedos, en frío o con aceites aromáticos estimulantes. ¡Pruébalo!

Pero si realmente quieres encender a tu pareja deja que la boca entre en acción. Las caricias con la lengua y los besitos son la mejor forma de estimular el ombligo de cualquiera.

El ombligo es un cuenquecito donde puedes fundir el placer gastronómico y sexual. ¿No crees que el ombligo es el mejor recipiente para tomar las frutas del amor? Sí, es cierto, las raciones serán mínimas pero... el gusto se potencia infinitamente. Debes saber escoger qué servir en este exótico plato. ¿Qué te parecen unas fresitas silvestres, unas frambuesas o unas uvitas? La nata o la miel queda reservado sólo para las parejas más almibaradas.

Cómo estimular el pene del hombre

Todo deseo erótico trae consigo una más o menos pronunciada erección. Y ella es la prueba de la repercusión psicosomática de la erótica humana y el deseo. La estimulación erótica es, por esto, importante.

Hay dos clases de estimulaciones: psíquicas y físicas. Aunque las dos pueden estar implicadas en lo que antes hemos llamado psicosomática.

El deseo, las imágenes sensuales o sensoriales, así como los pensamientos, tienen una influencia sobre la erección. En estos casos la erección es como una aguja que marca el grado de excitación del conjunto humano.

Pero también la estimulación física, como la manual o de otra clase, traen consigo la erección

A juicio de los sexólogos/as, el borde inferior del glande es la zona más sensible al estímulo táctil. Lo mismo que la parte inmediatamente inferior a la salida o desembocadura de la uretra, denominada frenillo. Pero igualmente el cuerpo central del pene es sensible a la fricción, por su dotación de cuerpo cavernoso —como los de una esponja— y su provisión de nervios portadores de sensibilidad.

Erecciones involuntarias

Precisamente por la constante acción del deseo a través del inconsciente, suele ser normal el hecho de erecciones en las que parece no influir esta clase de estimulaciones descritas. Por ejemplo. Durante el sueño animado de fantasmas e imágenes más o menos cargadas de significación erótica, que a veces provocan la eyaculación.

Top 10 del Kamasutra

Da rienda suelta a tu imaginación y fantasías con estas posturas que te proponemos:

El cartero: La mujer está tumbada sobre la espalda, las nalgas en el borde de la cama. El hombre se encuentra arrodillado en el suelo sobre unos almohadones o de pie y la penetra acariciándole los senos y el clítoris. Esta posición puede hacerse también sin el movimiento de vaivén, la mujer atrae hacia ella a su pareja, envolviéndole con sus piernas entrelazadas. Posición muy excitante: ella siente las pulsaciones de la pelvis y él las contracciones de la vagina.

La amazona: El hombre se encuentra cómodamente sentado sobre una silla. La mujer se monta a horcajadas sobre él. Mientras que ella hace movimientos de vaivén, él le mordisquea los senos y guía los movimientos con sus manos. Esta posición es original y estimulante.

La adoración: Ella a cuatro patas apoyada cómodamente sobre sus antebrazos. Él, de rodillas la penetra por detrás. Esta postura clásica resulta muy placentera para los dos. En efecto, permite un penetración profunda que estimula las paredes de la vagina y el punto G de la mujer, además él puede acariciar al mismo tiempo el pecho y el clítoris de su pareja. Esta postura procura igualmente al hombre un punto de vista muy excitante, permitiéndole satisfacer sus fantasías de dominación. Algunas mujeres se pueden sentir un poco humilladas con esa postura. A otras puede producirles dolor.

La libélula: Ambos tendidos de costado, en un lugar cómodo y flexible, como la cama. Ella de espaldas a él, los cuerpos amoldados... En un alarde de destreza, la mujer pasa su pierna externa flexionada abriendo la puerta al placer: el hombre la penetra haciendo palanca con la pierna de ella, que se apoya en la cadera de él. Los secretos que el hombre puede propiciarle a su compañera por la cercanía de su oreja son el condimento perfecto para alcanzar el máximo de placer. La penetración llega hasta la mitad del camino, por lo que el goce viene de la mano del deseo de que se haga profunda y estalle en el orgasmo más excitante.

La profunda: Esta es una posición de penetración total, de allí su nombre. Con las piernas elevadas y abiertas, ella aguarda a que su compañero introduzca el pene en su vagina para calzar sus piernas en los hombros de él, que apoyará sus manos para regular el movimiento. A muchas mujeres puede parecerles complicada, incómoda o dolorosa la visualización de esta postura, pero vale la pena probarla porque ofrece la penetración absoluta y un contacto genital único: los testículos se posan suavemente entre los glúteos y el clítoris se encuentra presionado por la abertura de las piernas. La dificultad para besarse y la distancia de los rostros pueden ser ampliamente excitantes para ambos.

La acrobática: No apta para cuerpos entumecidos, esta posición puede parecer incómoda, pero si la flexibilidad lo permite puede resultar muy excitante. El se acuesta relajado y erecto. Ella se coloca de espaldas a él, se hace penetrar, flexiona sus rodillas y se inclina hacia atrás, lentamente para que el pene no se salga de la vagina. Para activar el movimiento necesario para el coito, ella debe levantar su vientre y relajarlo sobre el de su compañero. Él tiene fácil acceso al clítoris y los pechos de su compañera. Ella no puede estar más cargada de ocupaciones, con lo cual no tiene más que relajar el resto del cuerpo hasta acabar más cansada que nunca, lo que hace más excitante el orgasmo. Según el Kama Sutra muchas de estas posiciones están tomadas del hatha yoga, por lo cual pueden resultar difíciles para los no iniciados.

La hamaca: El hombre está sentado (preferentemente en una superficie dura, no la cama), con las piernas flexionadas y se toma la parte posterior de sus rodillas. De esta manera, recibe a la mujer que se hace penetrar acomodándose en el espacio que queda entre las piernas de él y su tronco. El presiona con las rodillas el cuerpo de su compañera, la atrae hacia el suyo provocando el vaivén de ambos mientras, por ejemplo, le besa los pechos que están a la altura de su rostro. Una sensación única que recuerda el tierno ir y venir de las hamacas de la infancia.

El sometido: El hombre se acuesta cómodamente entregando su placer a la voluntad de su compañera. Aprovechar este juego de sometimiento masculino puede ser un estimulante total para ambos: el encuentro puede empezar con caricias y besos de ella a él, que permanece siempre en la misma posición, para terminar en la penetración profunda que permite la posición, donde ella se coloca de espaldas y controla los movimientos ayudándose de los brazos. Muy erótico para el hombre resulta que ella asome su rostro por sobre su hombro. Además, el hombre tiene un fácil acceso al ano y los glúteos de su compañera, quien puede disminuir la velocidad de los movimientos para disfrutar del estímulo anal o de que su pareja toque sus pechos.

La somnolienta: La mujer se tiende de costado y el hombre se ubica en su espalda para penetrarla. Ella estira una pierna hacia atrás y la enrosca en la cintura de él. Ideal para hombres dotados y mujeres flexibles, "la somnolienta" cumple varios anhelos de las mentes fantasiosas: en primer lugar, que ella esté de espaldas a él, y al mismo tiempo acceda a su rostro y cuello. Además, que él tenga cómodo acceso al clítoris y los pechos de su compañera. La apertura de la pierna posterior de ella para recibir al pene y el abrazo de esa misma pierna alrededor del compañero es quizás lo más sexy de esta postura. Anímate!

La catapulta: Elevar las caderas, en el caso de las mujeres, es una valiosa fuente de placer, ya que pone en contacto con el cuerpo del hombre áreas de su cuerpo que, en posiciones más tradicionales, no se tocan. En este caso, el hombre se arrodilla y recibe la vagina de su compañera dejando que ella apoye los glúteos en sus muslos. La mujer puede extender sus piernas en el torso del varón o flexionarlas apoyando las plantas de los pies en su pecho. El hombre tiene fácil llegada al clítoris, por lo que puede estimular la zona con las manos y mirar la vagina en primer plano. El ritmo lo marcan juntos, acorde al deseo de ambos y a la flexibilidad de la mujer.

Ciberamantes, o historias de orgasmos virtuales

Una nueva forma de vincularse sexualmente a través de la tecnología. Con cada conversación por chat en las llamadas -salas hot- (espacios de encuentro en la red de contenido erótico y todo sus derivados posibles), puede comenzar una nueva fantasía. La situación se torna más interesante cuando además de escribir e imaginar al interlocutor, también se lo puede ver a través de la web cam (cámara enlazada a la computadora). Son historias de sexo virtual. O de sexo sin necesidad de interactuar con otros de forma real.

A este fenómeno moderno y en creciente expansión lo han llamado cibersexo. De acuerdo al Observatorio Español de Internet (entidad privada que analiza e investiga tendencias que ocurren en Internet), el cibersexo es la práctica más común en los chat. “Miles de usuarios intercambian conversaciones subidas de tono, se cuentan relatos eróticos, se fantasea con la posibilidad de conseguir un encuentro que nunca tendrá lugar, etc.”, se explica en el sitio.

Internet ha aportado un nuevo escenario, impensable hasta su aparición: el de la virtualidad. El anonimato preponderante en la red facilita de alguna forma los contactos sociales. Es muy fácil mentir, alterar datos vinculados a la edad, el peso, el color de ojos, el estado civil. La apariencia no es una limitante, tampoco lo es el país de origen. Alcanza con compartir el lenguaje y tener acceso a la red.

Las conversaciones van subiendo de tono de forma progresiva. Se hacen preguntas osadas. También se deben responder. Se trata de un juego cuyo mayor atractivo es la escasa información (real) que se tiene del interlocutor. Todo se concentra en el flirteo, inocente y lascivo, en creer que el encuentro es, cuando en realidad, sólo se imagina. Se pude hablar, escuchar, incluso mirar y ser visto. Pero no se pude tocar. Y allí, precisamente allí, radica el morbo y el encanto para los que encuentran en el cibersexo una forma de autoerotismo.

El cibersexo tiene al menos dos caras. Puede fomentar el aislamiento de ciertas personas; después de todo, es una forma de vincularse con los otros “más segura”, “mediatizada”, que hace “menos vulnerable” a quien desee iniciar un vínculo virtual de estas características.

Pero por otra parte, según el Observatorio, el cibersexo “ayuda a que muchas personas canalicen sus facetas más escondidas hacia planos donde no se daña a nadie, de esta manera no se consuma el contacto y la persona da rienda suelta a sus necesidades de manera virtual”. En otras palabras, se puede fantasear con otros sobre la posibilidad de ser infieles, confesar fantasías o generar nuevas que finalmente no acabarán produciéndose.

MITOS DEL PENE

1.- Dime cuánto calzas… Las creencias que mantienen que el tamaño del pene tiene relación con otras partes del cuerpo (comúnmente los pies, la nariz, las manos, etc.) son erróneas y sin fundamento. Como también es falso que la curvatura del pene pueda proporcionar más o menos placer.

2.- La masturbación lo tumba. Por la masturbación no se cae el miembro viril. Ni es posible hacer crecer a éste estirándolo todos los días o aplicando cremas “milagrosas” que se venden por ahí.

3.- El pene siempre está dispuesto. Una mentira tan grande como una casa. Por mucho que los hombres piensen que su pene siempre puede estar “a tiro”, esto es falso.

4.- El tamaño importa. Para lograr el placer sexual, el tamaño no importa, a no ser que se trate del llamado “micropene”, que tiene una longitud de 2 ó 3 centímetros.

5.- Fumar incrementa la virilidad. Muchos chicos fuman, cada vez más, porque creen que eso les aumenta la potencia sexual. Pero está comprobado que el pene de un fumador se encoge varios milímetros cuando la dosis diaria de cigarrillo es muy elevada. Esto ocurre porque la influencia de nicotina afecta a la elastina, responsable de la dilatación de los tejidos conjuntivos del pene.

6.- Si no se usa, se encoge. ¡Falso! Muchos hombres piensan que si llevan mucho tiempo sin eyacular, hacer el amor u otros menesteres sexuales se les empequeñece, pero no hay ningún fundamento científico que sustente dicha teoría.

7.- Largo es mejor. Sobre la forma del pene, todo tiene su ventaja. Un pene corto pero gordo tocará mejor las paredes de la vagina, mientras que uno largo y estrecho toca mejor el cuello del útero.

BOLAS CHINAS

Has oído hablar de las bolas chinas? Si no sabes que son, ni para que sirven, no te preocupes porque hoy hablaremos de ellas.Las bolas chinas, son otro tipo de juguete sexual, que te permiten experimentar nuevas sensaciones y conseguir nuevas formas de placer.

Tienen forma de bolas o pelotas, unidas entre sí por un hilo de material flexible, las cuales pueden introducirse en el ano o en la vagina, con el fin de estimular dichas zonas.

Las mismas, pueden contener en su interior bolas más pequeñas, que al moverse, provocan una placentera vibración, la cual te permitirá alcanzar el orgasmo.

Se las conoce como bolas chinas o bolas de geisha, ya que las mismas, han sido utilizadas por las geishas como recurso para ejercitar sus músculos vaginales para alcanzar más rápido el orgasmo.Al igual que los otros juguetes, se deben usar con un buen lubricante acuoso, para evitar molestias, irritaciones o lesiones.

Se las puede usar en solitario o en pareja, antes de la relación sexual, para dilatar los músculos y aumentar la lubricación vaginal, para que la relación sea más placentera, incluso se las puede colocar durante todo el día, en el interior de la vagina, ya que no provocan ninguna molestia si et acostumbras a ellas y nadie notará su presencia.

También se las puede usar durante los juegos sexuales, para cumplir alguna fantasía e inclusive como tratamiento terapéutico en el caso de algunos trastornos femeninos como por ejemplo la incontinencia urinaria.Las bolas chinas, son elaboradas con materiales hipoalergénicos, generalmente de silicona, para que sean confortables y a la vez seguras.

Para los amantes del sado, también están las bolas chinas de castigo, las cuales poseen en su superficie protuberancias, como si fueran espinas, las cuales provocan una mayor estimulación y placer.

Los modelos más modernos, pueden venir con motor, para provocar una mayor vibración, las mismas son ideales como estimuladoras del punto G.El hombre también puede experimentar un intenso placer con las bolas chinas, ya que las mismas, al ser introducidas en el ano, pueden hacer un masaje prostático y de esta manera, también estimular su punto G.

Si eres novato en la materia, te recomiendo que comiences eligiendo el modelo que tenga las bolas más pequeñas, luego con la práctica, podrás ir aumentando de tamaño.

Necrofilia

La necrofilia es el trastorno sexual o parafilia que implica la gratificación sexual ante la visión de un cadáver, o al tener coito con él, seguido ello en ocasiones por mutilación del cadáver (Thorpe y colaboradores, 1961).

La necrofilia, constituye un desorden sexual inusual, que emana de un trastorno emocional profundo, casi siempre de proporciones psicóticas.

El necrófilico puede matar para obtener un cadáver, tener relaciones sexuales con él, mutilarlo y aun cometer canibalismo con su víctima.

Este inusual fenómeno puede explicarse como un intento del individuo por dominar a alguien, incluso un cadáver (Coleman, 1972).

La mayoría de sexólogos y entendidos en sexología consideran a la necrofilia como la más grave de todas las alteraciones sexuales o parafilias.