Robot desesperado

Un pequeño robot adolescente desesperado tener sexo. ¿Y qué puede hacer? Pues aprovechar un enchufe vacío, pintarle alrededor un cuerpo y echarle el resto a la imaginación, como hace mucha gente, y ese robot no menos

LOS LECTORES PPREGUNTAN

"Soy una chica de 25 años y hasta hace uno no he comenzado a tener relaciones sexuales, pero me masturbaba hasta entonces de la manera siguiente: apretaba las piernas y pensaba en algo erótico hasta que llegaba a una especie de clímax que duraba unos segundos en los que sentía unas pequeñas vibraciones en el clítoris. Quisiera preguntar si eso es o no un orgasmos clitorial, puesto que es el único que conozco ya que en mis relaciones sexuales nunca he tenido un orgasmo vaginal a pesar de que me he intentado encontrar el punto g para estimularlo con el dedo. Hasta ahora sin éxito".
Orgasmo no hay más que uno. Los estímulos pueden partir de distintas partes del cuerpo tales como los pezones, las manos, los dedos, la espalda y sobre todo del clítoris. Difícilmente se consigue con la vagina porque apenas tiene las terminaciones nerviosas para que la médula espinal se cargue lo suficiente para disparar un orgasmo. Todos los orgasmos salen de la médula espinal y se necesita mucho estímulo por lo que la vagina no es suficiente. Te recomiendo que aprendas a masturbarte acariciándote la vulva y el clítoris con las manos para poder hacerlo durante la penetración.

Soñé que estaba con una de mis profesoras y me desperté cuando estaba teniendo un orgasmo. ¿Soy lesbiana?
Es posible que ese sueño te esté presentando tu faceta bisexual, pero también significa que estás buscando la admiración y la aceptación por parte de esa persona. Los sueños con mayores manifiestan deseos de emulación o de poseer las cualidades que los adornan. La homosexualidad se relaciona con deseos en el mundo real

Me excita mucho que mi pareja me diga cosas soeces o me humille durante nuestra relación, aunque a él no le gusta mucho, pero estoy empezando a tener miedo porque cada vez quiero más.
Cuando una tendencia sexual se expresa asociada al morbo, puede que la tendencia se convierta en una parafilia; es decir, la única manera de tener satisfacción sexual. Te recomiendo que te pongas en manos de un profesional. Las relaciones sadomasoquistas entre adultos son una perfecta vía de satisfacción, pero siempre que sean consentidas por ambas partes.

LOS LECTORES PPREGUNTAN

Llevo diez años con mi marido. Nunca he sido una persona muy fogosa. Él sí y mucho. Me encantaría corresponderle, porque le quiero mucho. Sin embargo, es algo superior a mí , siempre me tengo que forzar. He probado afrodisíacos, pero tampoco me van bien".
Te recomendaría algún curso de crecimiento erótico o algunas clases de la danza del vientre o algunas lecturas eróticas en la lectura de tu dormitorio. Cualquier cosa que ayude a despertar a tu 'bella durmiente'. Los afrodisíacos no funcionan si estás dormida o en coma.

"Tengo dos preguntas. La primera es que dónde está el frenillo y si con las relaciones sexuales puede romperse. La segunda es que mi novio muchas veces me dice que le diga cosas mientras que lo hacemos y a mí la verdad es que no se me ocurren".
Los hombres tienen dos frenillos. Uno debajo de la lengua y el otro en el pene. Éste último une el glande al prepucio por la parte de abajo. No sé qué decirte. Si hablar te desconcentra tu novio tendrá que conformarse sin oír tu voz. Puedes intentar pensar en voz alta, pero si te molesta no lo hagas.

"Después de hacer el amor con mi chico cuando tengo el orgasmo final, que es cuando él ya ha acabado, me da la risa floja. La verdad, no nos preocupa pues él se lo toma bien y se ríe conmigo, pero nos gustaría saber a qué se debe".
El sistema nervioso tiene estas cosas. Unos ríen, otros lloran y otros se quedan ensimismados como muertos. Disfrutadlo y no intentes cortarlo.

LOS LECTORES PPREGUNTAN

"Tengo pareja desde hace unos nueve años y siempre eyaculo antes que ella. Ya fui operado hace dos años de fimosis y frenillo. En su día el doctor me dijo que ese problema con la operación iba a desaparecer pero yo sigo igual. Me gustaría saber si existe alguna manera de retardar mi eyaculación para tener el placer a la vez".
El orgasmo simultáneo es una bobada americana que se les ocurrió a un par de sexólogos que buscaban clientes. Pensar en simultanear una función biológica es un absurdo que sólo provoca frustración y angustia. Cada uno tiene su tiempo y si tú terminas antes pues ¡qué bien! Ahí estás para ver y sentir el orgasmo de tu compañera lo mismo que ella contempla el tuyo.

"Hace dos meses que llevo el parche y he notado cambios en mi apetito sexual. Es como si no tuviera ganas de tener relaciones sexuales. Por otro lado me he notado que se me hinchan los tobillos y los pies. ¿Puede ser un efecto del parche?".
Efectivamente pueden ser efectos del parche, aunque no es seguro. Lo mejor es que consultes con tu médico para que él decida si te cambia de método.

"A veces (generalmente cercana a la menstruación), al llegar al orgasmo cuando me masturbo me duele la zona de los ovarios, aunque manteniendo relaciones con mi chico no me pasa".
En realidad puede que lo que te duela sea el peritoneo por la inflamación del útero cercana a la menstruación. La penetración desplaza el útero hacia arriba y por eso no te duele.
"Haciendo el amor con mi chico me cuesta mucho llegar al orgasmo. Con el sexo oral y la masturbación no tengo problema. Me gustaría saber alguna postura o algún juego que me ayude a llegar al orgasmo".
Más que postura se trata de zona de estimulación. Tócate el clítoris durante la penetración para que la estimulación sea mayor y el orgasmo llegue antes.

LOS LECTORES PPREGUNTAN

"Tengo 24 años y llevo dos con mi chico. El problemilla es que me cuesta llegar al orgasmo. Cuando jugamos me excita muchísimo, pero a la hora de llegar no lo hago muchas veces y él sí, claro. Si me masturba sí que llego. ¿Puede ser que esté tan pendiente de llegar con la penetración para no hacerle sentir mal que no lo consigo?".
Para llegar rápido durante la penetración el truco es acariciarte el clítoris mientras tanto. Sólo con la penetración es muy difícil.

"Tengo 20 años y llevo con mi novio dos. Desde hace un año y medio aproximadamente tomo la píldora durante 21 días y una semana de descanso. Unas amigas me dijeron que si esa semana de descanso querías tener relaciones sexuales no tenías que usar preservativo para no quedarte embarazada. ¿Es verdad?".
Efectivamente, durante el tiempo de descanso la píldora te sigue protegiendo de un embarazo no deseado. Por lo tanto, puedes hacer una penetración sin preservativo.

"Resulta que mi novio cuando se masturba sí eyacula, pero cuando estamos haciéndolo es incapaz de llegar. Le encanta, se lo pasa bien conmigo, pero no sabemos por qué se bloquea.
Tu pareja tiene muchas ganas de quedar bien o una gran ansiedad relacionada con la penetración y por eso no puede eyacular dentro de tu vagina. Va a ser difícil que lo resuelvan ustedes solos. Te recomiendo que vayas a un buen sexólogo.

LOS LECTORES PPREGUNTAN

"Llevo aproximadamente dos años con mi novio y hay algo que aunque no me preocupe sí que me tiene intrigada. Sé que le excito y nuestras relaciones sexuales son muy buenas, salvo por el hecho de que sólo puede llegar una vez, es decir tienen que pasar tres o cuatro horas para que podamos volver a tener una relación. Antes he estado con otras personas y no tardaban tanto en recuperarse".
Cada hombre tiene su tiempo de recuperación. Todo depende del sustrato genético que suele variar con la edad, el estrés, el cansancio o la alimentación. Recuérdale que un hombre tiene más 'penes' como dedos, manos, pies, piernas, lengua, labios, nariz... que funcionan mucho mejor.

"Quería saber si existe de verdad la ninfomanía. No tengo un mal currículo amatorio, pero nunca me he encontrado con mujeres que respondan a ese perfil, ya sabes, atrevidas, insaciables... ¿De verdad existe?".
La ninfomanía se definió en el siglo XIX como "la mujer que tenía más deseo que el hombre". Como verás es una definición muy machista. Ahora se la define como "deseo sexual insatisfecho que produce malestar o sufrimiento". Las mujeres insaciables de las que hablas no son más que fantasías masculinas.

"Tengo una duda que me corroe... Mi chica cuando se masturba suele hacer un gesto bastante raro, hace una especie de mueca, como si se le fueran a salir los ojos. A mí a veces me asusta cuando se pone de esa forma. ¿Habría alguna posibilidad de que se le cambie la cara sin que eso haga que no se concentre en su masturbación? De todas formas, a pesar de esto, que conste que me sigue encantando mi chica. Se podría decir que son esas pequeñas cosillas que si se corrigen podríamos ser mucho más felices".
Esas 'caras' que tú dices son automatismos que cada uno tiene. No se pueden controlar porque si se intenta se desvanece el orgasmo. Es como intentar controlar la cara que se hace cuando se estornuda o se llora. Procura ser feliz con lo que tienes, no con lo que esperas.

HOMENAJE AL PENE Zona erógena por excelencia de los hombres

El pene es la zona erógena por excelencia de los hombres.
La mayoría de las mujeres han crecido en la ley de Moisés que dice: "La mujer que tomare en sus manos los órganos de un hombre sea declarada rea y castigada con arreglo a su falta", por lo que, podemos hacer "cositas" con este "cacharro", pero no nos hemos parado a pensar qué es, cómo funciona y qué hacer para sacarle el mayor partido posible.

Importancia del olfato y el tacto
Para satisfacer su olfato usa perfumes con olor de flores, no con olor a frutas o comestibles, que sugieren más la vida familiar que la sexual.

Un buen truco es tomar nota del perfume que llevabas el día de la primera cita, ese olor ha quedado grabado en la memoria del pene (que también la tiene) y le hará evocar pasados éxitos.

A simple vista es un aparato sorprendente, muy sensible a los cambios de temperatura por lo que puede desaparecer si hace frio, relajarse si hace calor y ponerse hermosísimo si le gusta lo que está viendo, oliendo o sintiendo.

Por lo tanto para que el pene adquiera todo su esplendor necesita primero ver, luego oler y luego tocar.

Si lo quieres pendiente de ti, sé sugerente en la forma de vestir. Ya se que la ropa interior sexy es de una incomodidad a veces insufrible, pero piensa que no es para llevarla todo el rato, sólo lo justo para que tú o él te la quite.

La mayoría de los penes prefieren tres tipos de ropa interior:
- La ropa interior blanca, de algodón, un poco infantil y cándida.

- La ropa negra, brillante de cuero o látex.

- La ropa roja con puntillas y agujeros en lugares estratégicos.

En cuanto al tacto
No entres de repente en su bragueta. Aunque no es eso lo que nos han contado, la mayoría de los penes prefieren un pequeño rodeo para que les dé tiempo a crecer un poco, a ninguno le gusta que lo toquen cuando todavía no ha alcanzado por lo menos la mitad de su tamaño.

Caricias intensas, calientes
Empieza la caricia por la rodilla y la zona interior de los muslos, incluso por encima de la ropa. La mejor caricia es la intensa, caliente y que amasa o hace pequeños círculos. Sigue con ritmo por la zona interna del muslo y cuando notes que el bulto ha crecido, ponle la mano encima apretando hacia abajo. Sentirás como crece bajo tu palma.

Ya lo tienes en tu mano. Cuando apartas la piel de la parte superior del pene, te encuentras con el glande. ¡Ojo!, contiene millones de terminaciones nerviosas, no tantas como las del clítoris, pero casi, casi, por lo que es extremadamente sensible.
La mayoría de los penes no toleran una caricia directa sobre él, prefieren que su propia capucha (el prepucio) sea la que entre en contacto con él, pero le encantará que lo lamas suavemente o lo beses con dulzura. ¡Ah!, y ni se te ocurra tocarlo después de la eyaculación.

La cresta coronal: a flor de piel
un líquido grasiento que lubrica esta parte.
Hay que extremar el ciudado con él.
La cresta coronal es la parte final del glande. Forma como un reborde que, a veces y si el portador del pene no es cuidadoso con su higiene, huele muy mal. Esto se debe a que en esta zona se fabrica un líquido grasiento que lubrica el glande y que forma como unas bolitas blancas de grasilla en las que viven contentas y felices todas las bacterias del mal olor.

Fuente : Sexologa Pilar Cristóbal

Cronometrando el coito

Los sexólogos Eric W. Corty y Jean M. Guardiani estiman que la duración "normal" de la cópula está entre 3 y 13 minutos

En los últimos tiempos, la vida sexual ha estado marcada por dos aparatos de medición: el metro y el cronómetro.

El cine porno, con sus enormes penes y sus coitos interminables, ha sembrado complejos en hombres que no tienen un miembro de gorila ni aguantan toda la noche "dale que te pego".

Han tenido que llegar dos sexólogos, Eric W. Corty y Jean M. Guardiani, de la Universidad de Penn State, a desmontar mitos y aliviar miserias, haciendo una encuesta entre expertos en la materia norteamericanos: sexólogos, psicólogos, médicos, trabajadores sociales y enfermeras que han estado acumulando datos de miles de pacientes durante décadas.

El resultado, publicado en el Journal of Sexual Medicine, establece la siguiente tabla de duración media:

Coito demasiado corto: de 1 a 2 minutos.

Coito adecuado: de 3 a 7 minutos.

Coito deseable: de 7 a 13 minutos.

Coito demasiado largo: de 10 a 13 minutos.

Los autores de este estudio han expresado su deseo de "alentar a hombres y mujeres con datos reales de lo que es un acto sexual aceptable" y así evitar cientos de visitas al sexólogo de hombres consternados por no aguantar media hora en acción, por lo menos.

Según los sexólogos, el "tiempo de latencia eyaculatoria intravaginal" (es decir, los minutos transcurridos desde la entrada del pene en la vagina hasta la eyaculación) sólo es un problema digno de ser tratado cuando baja de los tres minutos.

QUE VIVA EL CLITORIS

El clítoris es la única parte de la anatomía humana que sirve única y exclusivamente para dar placer. Ya en 1559, el eminente profesor de cirugía Renaldo Columbus lo definió, en su clásico clínico De re anatomica, como “la sede del placer femenino”.

Y no se equivocó, pero tampoco descubrió la pólvora: en el siglo I, al médico Rufo de Éfeso ya se le llenaba la boca al decir "clítoris" en árabe y en la antigua Grecia existía incluso un retorcido verbo (algo así como “kleitóriazo”) que venía a describir el acto de autoestimularse el clítoris,

un clítoris tiene muy poco que envidiar a un pene, ya que es tan poderoso como él y puede ser aún más divertido. Mide un mínimo de 7’5 centímetros de largo (aunque el 90% está dentro del cuerpo y sólo vemos la punta del iceberg), tiene unas erecciones imbatibles y posee entre 6.000 y 9.000 terminaciones nerviosas,

Por eso, es una pena que aún existan mujeres que no acaban de llevarse bien con un órgano cuya única función es emitir brutales y escalofriantes gemidos de placer

Las razones que llevan a los hombres a fingir el orgasmo son múltiples.

Las razones que llevan a los hombres a fingir el orgasmo son múltiples.

Según el estudio de Acuña, publicado en la revista brasileña de salud sexual y reproductiva Arquivos H. Ellis, cuatro de cada diez “simuladores” sufren de inhibición eyaculatoria, cosa que les impide consumar el orgasmo a pesar de la fuerza de su erección.

Al parecer, este es uno de los misterios sin resolver de la sexología moderna: “Tiene múltiples causas, como la edad, las alteraciones del sistema nervioso, el alcoholismo o el rechazo de la pareja. Pero aún no hemos dado con la solución.

Lo que sí sabemos es que a partir de los 60 años el individuo comienza a disminuir la sensibilidad y por más que se esfuerce, en ocasiones no logra eyacular”, afirma Acuña. La ingestión de Viagra y otros fármacos para forzar la erección también entorpece la expulsión de fluidos seminales.

Un segundo grupo, que abarca un 20% de los que fingen, lo hacen para presumir de potencia sexual: dicen haber eyaculado cuando ella llega al orgasmo y luego van a por un segundo coito, o bien fingen el segundo orgasmo porque no son capaces de alcanzarlo.

Un 11% fingen por miedo a eyacular y provocar un embarazo no deseado.

También hay hombres que fingen el orgasmo para "cumplir con la parienta" y ahorrar energía seminal para su amante o para masturbarse viendo porno. Otros, por el contrario, confesaron fingir con la amante para guardar el semen para su mujer y que no sospechara su infidelidad.

Caretas de mujer
El estudio de Acuña también revela que la inmensa mayoría de las mujeres engañadas no se dieron cuenta del embuste (o, al menos, fingieron no hacerlo). Pero, por otro lado, la inmensa mayoría de las mujeres no se enfadan cuando descubren el engaño, tal vez porque ellas lo hacen mucho más.

Según el mismo estudio realizado por el doctor Acuña, hasta un 75% de las mujeres finge sus orgasmos alguna vez. De este porcentaje, un 80% lo simula “ocasionalmente” y el 20% restante “frecuentemente”.

La mayoría de las mujeres finge para dejar al hombre satisfecho y no herirlo en su amor propio, o por miedo a confesar lo que las excita de verdad. Para ellas, no es tan dramático no llegar al clímax, puesto que tienen una percepción más global y menos genital del sexo y disfrutan mucho a lo largo del coito, con el simple hecho de dar placer y recibir caricias. Sin embargo, una ausencia prolongada de orgasmos puede llegar a generar frustraciones.

El monte de Venus: labios mayores

Pilar Cristóbal habla del camino a seguir para llegar al "tesoro".La sexóloga dice que la zona interesante empieza en el ombligo.
Es muy importante el ritmo que se le imprime a las caricias.

Como el personaje de Hable con ella, conviértete en un Gulliver y con tus dedos sube y baja varias veces por el monte de Venus. La zona interesante empieza en el ombligo, que es un gran desconocido; tócalo suavemente y repasa una y otra vez sus alrededores, las caderas y la curva de la tripita.

No toques los genitales de momento, puedes seguir besándola en la boca o en la oreja, si eso le gusta. Amasa la zona del abdomen, empujando suavemente con la parte más carnosa de la palma de la mano. Es muy importante el ritmo que le imprimas a esta caricia; pregúntale si la prefiere suave o más vigorosa.

Cuerpos esponjosos
Pasa a la zona del pelo propiamente dicha y repásala de arriba a abajo, como si quisieras dar un masaje en la raíz del mismo. Estos pelos son especiales, más fuertes y rizados que el resto, pero ni se te ocurra estirarlos o arrancarlos, producen sensaciones muy desagradables y no tendría ni la más mínima gracia.

Tras ellos, encontraras unos de los tesoros que andamos buscando: los labios mayores. No te sorprendas si los ves cambiar de tamaño, forman parte de las estructuras del clítoris y tienen cuerpos esponjosos como el pene, por lo que si tu chica está muy excitada notarás cómo se hinchan bajo tu mano.

El alcohol es un estimulante sexual?

Es muy frecuente escuchar que "unas copitas de más", estimulan el Deseo y animan a las personas a acercarse y a desempeñarse mejor sexualmente.

Es indudable el efecto desinhibidor que el alcohol tiene, Actúa sobre la corteza cerebral, disuelve prejuicios y monotonías y libera los centros inferiores del cerebro, donde radican los centros neurovegetativos y del Deseo sexual.

Sin embargo, deberemos señalar, que el alcohol tiene esos efectos, pero ingerido en escasa cantidad y por un breve lapso de tiempo. Cuando supera determinados límites de dosis, el efecto es totalmente contrario, perturbando el Deseo sexual, impidiendo una buena erección, produciendo trastornos eyaculatorios y en las mujeres, perturbando la capacidad orgásmica.

El peligro del consumo repetido, es muy conocido. Muchas mujeres y hombres, hoy alcohólicos, comenzaron consumiendo alcohol para estimularse, desinhibirse y atreverse al contacto primero social y luego sexual.

La repetición reiterada del procedimiento, termina lesionando los centros superiores y el hígado. El consumo del alcohol, ya no fue un medio, sino un fin en sí mismo.

LA OTRA FORMA DE VER EL INTERNET

¡Cuidado que te la cortan!
Sí es que ya hay que tener mucho cuidado con el sitio que vayas a mear. Así que si tienes alguna urgencia y lo tienes que hacer en un lugar público escondido asegúrate antes de que no veas un cartel como este o te la cortarán
Sexo forestal, la última campaña de Greenpeace contra la tala de bosques

Sexo forestal, la última campaña de Greenpeace contra la tala de bosques

EL VIDEO MAS ORIGINAL QUE HE VISTO

La ong lanzó un video erótico con árboles y plantas para protestar contra la destrucción de los pulmones del planeta. Invitan a los usuarios a subir sus propios videos amorosos a la web. Ingenio y sensualidad verde, al servicio del medio ambiente

Suaves caricias, gemidos sugestivos, curvas y formas sensuales. Toda una orgía, pero teñida de color verde y con plantas y árboles como protagonistas. Así es el video de la última campaña de Greenpeace "Forest love" (amor forestal) que circula por Internet. En él se puede ver ramas, troncos y hojas en plena lujuria.

La ong ecologista echó mano al ingenio y a la sensualidad para protestar contra la tala indiscriminada de bosques. Y en especial, para llamar la atención de la Comisión Europea (CE) que tiene postergada una votación sobre la protección de los bosques.



10 MITOS SEXUALES FEMENINOS

1. El sexo oral no produce cáncer
Tanto la llamada felación (excitación del hombre a partir de besar sus genitales) como el cunnilingus, (estimulación oral en el área genital femenina) cuentan con un halo de inseguridad que limita su práctica, debido principalmente a que tanto semen como secreciones genitales son vehículos trasmisores de virus, bacterias y hongos generadores de infecciones venéreas, pero nunca cáncer. El riesgo radica cuando la boca o los órganos sexuales cuentan con una herida que sea la puerta de entrada a los microorganismos mencionados.

2. Ingerir semen no es dañino
Científicamente se ha comprobado que entre los componentes del semen se encuentran proteínas, pero difícilmente se podría asegurar que su ingestión represente un aporte de nutrientes significativo como para cubrir los requerimientos de una persona para su vida cotidiana o, menos aun, para aumentar de peso. Por otra parte, no hay evidencia de que tragar secreciones vaginales o semen sea dañino a la salud, a no ser que dichos fluidos provengan de una persona que tenga una enfermedad de transmisión sexual, como las señalas con anterioridad.

3. La mujer eyacula
Para muchas mujeres es motivo de vergüenza mojar sábanas, o incluso el colchón, con el fluido segregado involuntariamente al momento del orgasmo, pues suele ser confundido con orina por ser expulsado por la uretra (conducto por el que es eliminado este líquido de desecho).

4. La vagina expulsa aire
También es causa de pena para muchas féminas el hecho de que durante el encuentro sexual su órgano reproductor expulse aire y haga ruido similar a la salida de gases estomacales por el ano, sin el aroma característico de estos últimos.

5. La penetración anal no sólo es para pervertidas
Si bien aún en nuestros días se sigue tachando a la masturbación como algo indebido y morboso, la práctica del sexo anal supera al anterior como transgresor por ser calificado como "sucio", "perverso" y "del gusto de los depravados". Lo cierto es que el ano tiene tantas terminaciones nerviosas sensibles como vagina o pene, por lo cual es igualmente capaz de producir placer; incluso, algunas investigaciones al respecto indican que hay mujeres que sólo pueden alcanzar el orgasmo por esta vía, sin que intervenga vagina o clítoris, aunque no es lo más frecuente.

6. Mal olor vaginal, no sólo quien tiene relaciones sexuales
Por naturaleza la vagina tiene un olor peculiar, con cierta acidez, que no es desagradable y que se debe a las bacterias que conforman la flora microbiana que ahí habita. Cuando ésta se ve alterada, el aroma que se desprende cambia notablemente, llegando a ser penetrante. La causa más común es la presencia de una infección que deben ser tratada lo antes posible por algún ginecólogo.

7. La mujer puede quedar embarazada en su primera relación sexual
Mucha gente considera imposible que se geste la concepción durante el primer encuentro sexual, lo cual no tiene fundamento médico, ya que biológicamente no existe ningún impedimento para que así suceda; es más, algunas mujeres por efecto del nerviosismo y la ansiedad previa a la noche de bodas o de su primera relación pueden adelantar la ovulación y facilitar la concepción, hecho que ocurre con mucha frecuencia.

8.No todas las pastillas anticonceptivas engordan
Algunas píldoras para evitar el embarazo tienen como efecto secundario el aumento de peso; sin embargo, la industria farmacéutica ha seguido investigando y ha lanzado al mercado pastillas anticonceptivas que tienen menos efectos secundarios e incluso mejoran ciertos aspectos físicos, como el cutis, al cual protegen del acné.

9. El coito con cuidado durante el embarazo no hace daño al feto
Cuando la gestante se encuentra en buen estado de salud puede tener vida sexual activa sin ningún problema. Algunas mujeres lo consideran inapropiado, pues creen que se hace daño al feto, cosa por demás falsa, ya que el pene —por muy grande que sea— jamás será capaz de penetrar en el útero, que es donde se encuentra el bebé.

10. El deseo sexual se acaba con la menopausia
Aproximadamente a los 48 años de edad la mujer empieza a experimentar cambios generados en su aparato reproductor, ya que de manera natural los ovarios producen estrógenos (hormonas femeninas) en menor cantidad, y esto se refleja en la suspensión del sangrado menstrual (la última se denomina menopausia), sudoración excesiva, oleadas repentinas de calor, fatiga y depresión frecuente. Al conjunto de dichos síntomas que se les conoce como climaterio.

10 MITOS SEXUALES MASCULINOS


1. La masturbación afecta
A lo largo de incontables décadas se han extendido conceptos como que la masturbación puede generar infertilidad, disfunción eréctil, acné, ceguera, sordera, mongolismo, locura, epilepsia, crecimiento de vello en las palmas de las manos, “hunde” a los ojos y les quita brillo, agota a los músculos, perjudica a la memoria y la capacidad de pensar, degenera tejidos y nervios y, cuando se abusa, muerte prematura.

2. Sólo un pene grande satisface a la mujer
La más reciente encuesta sobre sexualidad que patrocina una firma de condones señala que sólo 10% de las mujeres da importancia al tamaño del miembro de su pareja, y que el porcentaje restante está convencido de que su satisfacción sexual no depende de ello; es más, el mismo estudio señala que 98% de las féminas opina que un pene mayor a 20 centímetros les asusta o impresiona.

3. La vasectomía reduce el apetito sexual
Cientos de parejas que acuden por voluntad propia a solicitar esta cirugía anticonceptiva se han abierto totalmente a disfrutar su sexualidad al saber que no corren riesgo de embarazo.

4. Una mujer virgen siempre sangra en su primera relación
El himen es una membrana elástica que bordea a la pared vaginal y cubre la entrada del órgano, y durante siglos se pensó que la única manera de romperlo era mediante la penetración del miembro viril, la cual provocaría dolor y sangrado a la mujer. Actualmente sabemos que puede haber mujeres que nacen sin este fino tejido, o bien que puede desgarrarse mediante fuerte caída o algún golpe que lesione a la vulva, excesivo flujo menstrual, así como durante exploración ginecológica, por masturbación con inserción de dedos u objetos, al abrir las piernas violentamente durante la práctica de algún deporte —gimnasia, tenis, natación, montar bicicleta o caballo—, y por caricias genitales con demasiada presión, entre otros.

5. Sólo al haber eyaculación hay embarazo
De forma natural, el pene al ponerse erecto segrega líquido seminal que lo prepara para la penetración, el cual contiene espermatozoides. Es así que al entrar el órgano a la vagina llevará espermas que en los días fértiles de la mujer pueden fecundar al óvulo, aun sin haber eyaculación.

6. La circuncisión debe ser obligatoria
Si bien es cierto que la piel (prepucio) que cubre a la cabeza del pene (glande) cumple la función de protegerlo en la infancia de posibles ataques de virus que deriven en infecciones, y más adelante en enfermedades de transmisión sexual, no hay un consenso entre los especialistas médicos de que deba ser retirado definitivamente mediante la llamada circuncisión.

7. Los medicamentos para disfunción eréctil son afrodisiacos
En años recientes se ha incrementado la popularidad de los fármacos para el tratamiento de disfunción eréctil, los cuales dirigen su acción únicamente a los llamados cuerpos cavernosos del pene, donde inhiben a una enzima (fosfodiesterasa V) que inhabilita al mecanismo de erección, logrando como resultado que ésta pueda mantenerse por más tiempo. Ahora bien, lo anterior no quiere decir que la sustancia médica provocaría francamente el deseo sexual a quien no lo tiene, ya que éste se desarrolla en el cerebro y no en el órgano viril.

8. Eyaculación es sinónimo de orgasmo
Un muy alto porcentaje de los varones consideran que el fin de toda relación íntima es el coito o penetración, a través del cual obtendrán un orgasmo que les generará placer. Bien, pues varios sexólogos han comprobado que el autocontrol en la respiración aumenta la intensidad de un orgasmo y puede prolongarlo sin que haya eyaculación.

9. Los hombres no tienen punto G
Bien, pues en años recientes se ha hablado de que el varón también cuenta con un punto G, igualmente de sensibilidad extrema que puede ser estimulado para desencadenar orgasmos.

10. La sexualidad se extingue con la edad
De acuerdo a investigaciones científicas, el hombre alcanza su mayor vigor sexual entre los 30 y 35 años de edad, tendiendo a declinar posteriormente. La explicación a lo anterior es que después de esa edad suelen hacerse presentes problemas de salud que incidirán en la salud sexual del individuo, tal es el caso de diabetes, hipertensión y padecimientos del corazón, entre otras.
AAAAASI SE FINGE UN ORGASMO

AAAAASI SE FINGE UN ORGASMO

El 75% de las mujeres y el 13% de los hombres han simulado alguna vez un orgasmo. Te enseñamos a fingir y también a desenmascarar el falso placer

Guardar Lo decían en la facultad de periodismo: “Que un perro muerda a un hombre no es noticia. Sí lo es que un hombre muerda a un perro”.


Del mismo modo, que las mujeres finjan orgasmos no es ninguna novedad y en las últimas décadas han sido decenas los artículos, películas, documentales o libros que, con mayor o menor seriedad, han tocado el tema.

Valga como botón de muestra esta inolvidable escena del filme Cuando Harry encontró a Sally (Rob Reiner, 1989).

Cómo desenmascarar falsos orgasmos

Estas son algunas claves para descubrir si una mujer está fingiendo:

1) Pezones en reposo: si no se ponen duros, es símbolo inequívoco de que no está "caliente".

2) Actividad post coitum: el orgasmo libera altas cantidades de oxitocina y endorfinas, provocando un estado de felicidad y relajación inconfundible. Si nada más acabar el coito ella sale corriendo y se pone a hacer otra cosa como si no hubiera pasado nada, es que algo falla.

3) Gritos hiperbólicos: por regla general, cuando la mujer finge suele exagerar, así que si chilla y gime más de lo normal es un signo más de teatro, aunque muchos se lo tomen como todo lo contrario.

4) Blanca palidez: el sonrojo no se puede simular. Si está blanca y fresca como una lechuga, posbiblemente ha estado actuando.

5) Ausencia de reflejos físicos: si su cuerpo no se pone tenso, si sus muslos no tiemblan, si su espalda no se curva, si las plantas de sus pies no se encogen, si su clítoris no crece ni se sensibiliza tras el coito... probablemente está fingiendo, por mucho que chille.

6) Lejanía: el orgasmo femenino prende conexiones emocionales. Si ella se da la vuelta y se pone a leer o no se abraza fuerte al hombre con el que acaba de copular, es síntoma de que algo ha fallado.

La importancia del precalentamiento sexual

Un informe de Durex confirma que cuanto más largos son los preliminares, más satisfactorio es el coito que los sigue

El último informe publicado por la firma de preservativos y juguetes eróticos Durex confirma nuestras sospechas: es importantísimo no empezar la casa por el tejado, relajarse y dedicar todo el tiempo que sea necesario a los juegos eróticos preliminares. O, tal y como se dice en el estudio de Durex: “Dedicar tiempo a los preliminares no sólo favorece la estimulación, sino que nos permite redescubrir otras zonas erógenas más allá de los genitales, proporcionando una experiencia sexual mucho más plena que la única búsqueda de la consecución del orgasmo”.

En el informe, también se presenta un gráfico en el que, analizando encuestas realizadas por la propia marca, se demuestra la estrecha relación entre la duración de los prolegómenos y el porcentaje de personas satisfechas con sus relaciones sexuales. Así, entre los que pasan entre 0 a 5 minutos precalentándose, hay un 36% de satisfechos; entre los que dedican de 5 a 10 minutos a los preliminares, la satisfacción sube hasta el 47%; y, finalmente, los más satisfechos (con un 51%) son los que se toman más de 21 minutos para ponerse a tono.

Del striptease al bondage
Los sexólogos creen que los preliminares más importantes son los más sencillos: las caricias, los susurros, los besos y todo lo que implique excitación sutil, morbosa e indirecta. Pero lo cierto es que, según los gustos de la pareja, estos prolegómenos pueden extenderse hasta el infinito y más allá, en un amplio abanico de posibilidades que va desde el clásico striptease hasta las fantasías verbales, pasando por masajes de pies, caricias con plumas, aderezos de miel, nata y otros alimentos, azotes leves o jugueteos con cuerdas o con los ojos vendados.

Según los expertos, los preliminares son especialmente importantes para la mujer, ya que el cuerpo femenino pide una prolongada estimulación para que la vagina se dilate y lubrique bien. Esto no sólo facilita la penetración, sino que aumenta las posibilidades de que la mujer disfrute de un buen orgasmo.

Para el hombre, los juegos previos son menos importantes, pero también necesarios: un buen precalentamiento no sólo enriquece el coito, sino que posibilita una erección mucho más poderosa. Los prolegómenos lúbricos sólo son poco recomendables en caso de que el varón sufra eyaculación precoz, ya que una leve pero creciente excitación previa puede hacer que el hombre "se corra" antes de la penetración y la mujer se quede “a dos velas”.

Aquellos que eligen la abstinencia, gozan de mejor salud que otros.

Los diccionarios y las enciclopedias, definen la abstinencia como un autorrechazo, la negativa a satisfacer determinado apetito.

Algunos adeptos a la abstinencia, basan sus argumentos en la teoría de la sublimación freudiana. Sin embargo, no existe evidencia científica que indique que los intintos biológicos puedan realmente ser sublimados.

De hecho, el intento conciente de desplazar las urgencias sexuales y de dirigir la energía sexual a otras zonas de la vida, puede resultar en disfunción psicológica como ser: falta de Deseo Sexual, incapacidad para concentrarse, irritabilidad e insomnio, o eyaculación precoz o rápida, insuficiencia eréctil, prostatitis o prostatismo, congestión ovárica y vulvar y disminución general del apetito sexual.

Sin embargo, debe señalarse que la abstinencia voluntaria, es menos dañina para la función normal del organismo, que la abstinencia involuntaria. Hay, por supuesto, ocasiones cuando la abstinencia se vuelve un asunto imperioso y de consideración, para el compañero o compañera enfemo, durante algunos períodos o situaciones del embarazo, o en las primeras semanas luego de un parto, o cuando se desea evitar contaminaciones o infecciones venéreas.

Inclusive, en estos casos o similares uno de los miembros de la pareja, puede desear tener un desahogo sexual, ya sea por satisfacción manual o bucal. En el contexto de la sexualidad humana, no mucho puede decirse realmente acerca de la abstinencia, excepto que tiene un gran éxtio como técnica del control de la natalidad.

EL SEXO DE LAS LAGARTIJAS

Según cuenta Ambrosio García Leal en su libro El sexo de las lagartijas, los machos de esta especie muerden a la hembra, se colocan sobre ella y le introducen uno de sus dos hemipenes en su cloaca y tras 5-10 minutos de coito, eyacula. Lo más curioso es que las especies de lagartijas partogenéricas en las que sólo hay hembras, simulan este mismo coito, aunque sin penetración ni eyaculación, es decir, que mantienen relaciones "lésbicas".

*****CHICA SEXY DEL DIA*****


En cuanto a mí:Hiiii, mi Nombre es Dannely, i like making friends, vivo en bonao cityyyyy. lo mejor!! estudio odontologia in la vega, aunque me gusta mas la medicina!! ehhh, i like dancing y me encanta figuriar!!! uff eso es lo mio, jajaja. Bueno, ya sabes tienes una friend aquiiiii

Por qué "el tamaño no importa"

Según una sexóloga, la longitud del pene poco tiene que ver con el placer que sientan los integrantes de la pareja. Pocos saben que lo que se denomina "el tallo" del pene es su "parte más importante". El dato finalizaría con años de polémica acerca de la importancia del tamaño del miembro masculino.

Pilar Cristóbal explicó que "la longitud (del pene) da igual, ya que la vagina sólo tiene sensibilidad en su tercio exterior, es decir, el equivalente a unos cuatro centímetros". Sin embargo, aclaró la profesional, en ese mismo lugar "se percibe perfectamente el grosor".

"No hay medida ni volumen que supere la fuerza de la imaginación, el poder del deseo y los niveles de ceguera que nos proporciona la excitación", consideró Cristóbal y declaró: "El tallo tiene tres cavidades eréctiles formadas por un tejido esponjoso similar al de los pulmones, que se llenan de sangre y son los responsable del aumento del tamaño del pene".

Así es que -según destacó la profesional- "la parte más sensible es la que lo une al resto del cuerpo".

NO QUIEREN NI COJER Teresita Ferrari*
Los hombres están muy afeminados. Cuidan más su tiempo, su cabello, su piel y, por sobre todas las cosas, se apropiaron de un recurso que históricamente les funcionó muy bien a las mujeres (de hecho, muchas se hicieron millonarias gracias a él): el de calentar braguetas, el de jugar al “te toco pero no me toques”.

Ahora los tipos no quieren ni coger, porque el sexo entre el hombre y la mujer se transformó en una enorme competencia: él la quiere tener grandísima y ella quiere estar putísima. Como ellos pierden siempre esa batalla, simplemente decidieron retirarse. Incluso me atrevo a decir que no existe hombre que en algún momento del día no evalúe la posibilidad de estar con otro hombre.

El mundo gay tiene un marketing de fábula: se supone que hay un encuentro, una llamarada y ya está; después del coito no hay reclamos. Las mujeres, en cambio, somos como el sindicalismo argentino: vivimos del apriete.

Cuando los varones huyen de todo esto (competencia y complejidad), nosotras quedamos sorprendidas. No sabemos si criticarlos o entenderlos. Quizás lo mejor sea adaptarnos y ver qué hacemos en el futuro, porque viene negro.

Leer en el baño pasó de moda,Con el modernismo actual ya el leer no va mas, ahora es la Tv

Leer el diario en el baño está pasado de moda, al menos en Estados Unidos, donde lo que impera es ver la tele en el “jacuzzi”, escuchar música en duchas con múltiples chorros y usar inodoros con cisternas automáticas e hidromasaje.

El lujo, eso sí, tiene su precio. Los que quieran darse el capricho de tener un excusado de alta tecnología tienen que desembolsar más de cinco mil dólares (más de dos millones y medio de pesos) por los modelos más sofisticados. Ese es el costo del Toto Neorest 600, que se comercializa con la elegante etiqueta de “trono”.

La revista “Kitchen and Bath Business Magazine” prevé que los estadounidenses se gasten 22 mil millones de dólares en baños de lujo, diez veces más que el gasto gubernamental de Estados Unidos en investigación contra el sida.

COMO EXITAR UN HOMBRE

De lo que se trata es de aumentar el deseo… y eso está al alcance de todas: un escote de vértigo, una mirada pícara… y seguro que se derrite a tus pies. Tiene que ser una invitación al placer que le haga perder la cabeza.

Todo empieza cuando el gesto más mínimo es una promesa de placer intenso.
Tómate tu tiempo y no te olvides que cuando te haces de rogar el deseo aumenta aún más. No cedas a tu deseo desde el principio, pero demuéstrale que estás interesada. Enciende la mecha pero no hagas que explote enseguida… y sobre todo no dejes que se apague. ¡Merecerá la pena al final!

El consejo: un pequeño juego que le pondrá a cien por hora: Deja que se instale en la cama y prohíbele que te toque sin tu autorización. Sólo podrá mirarte. Siéntate en una silla vestida con lo mínimo (lencería sexy, zapatos de tacón…), comienza un striptease corto pero lo suficientemente lento para que surta efecto.


Después comienza a acariciarte, lentamente observándole de vez en cuando. La masturbación femenina les excita muchísimo… Tú eliges cuando poner fin a ese delicioso suplicio acercándote a él.

ZONAS EROGENAS MASCULINAS

Al igual que la mujer, el hombre no se limita a su sexo y posee numerosas zonas erógenas (puntos anatómicos que una vez estimulados, provocan una excitación sexual). De hecho se suele quejar que no nos ocupamos lo suficiente de ellos. Aprende a conocerlos para explorarlos mejor. No olvides poner en práctica ciertos verbos para excitarle: besar, acariciar, mordisquear, chupar, lamer…

Todo (¡o casi!) salvo sus óganos genitales…
Los labios, el cuello y para algunos las orejas pueden transformarse en auténticos detonadores de placer. Tampoco hay que olvidar el interior de los muslos donde la piel es muy fina, los pezones… y sus nalgas –que nos encanta mirar- también merecen que nos ocupemos de ellas ¡y haz que estremezca de placer!

Sus partes íntimas
Evidentemente su pene es un concentrado de pequeños nervios extremadamente sensibles. ¿Pero lo conoces con detalle? Para empezar está la raiz (¡pegada al resto del cuerpo para las que tengan un problema de orientación!), a la que le gusta que se mantenga bien con las manos. El tronco o cuerpo que parte de la raíz (en la que nos focalizamos generalmente) y que aprecia todo tipo de masajes y caricias. La corona (pequeño reborde cutáneo entre el tronco y el glande), una zona extremadamente sensible. Sin olvidar el famoso glande, al extremo del pene y una zona que se encuentra siempre al descubierto si el hombre está circunciso o que se descubre bajo el prepucio. Es muy receptivo a las caricias bucales y manuales y se puede comparar bastante con nuestro clítoris, ¡por lo que hay que manipularlo con precaución y atención!

En cuanto a los testículos, a algunos les gusta que se masajeen o se metan en la boca. ¡Pero otros no soportan que se les acerque a su sacro-santo scrotum! El ano, es una parte tabú para algunos mientras que para otros supone la entrada a un placer intenso. Lee el mandamiento siguiente para saber como hacer que obtenga el máximo placer y no te pierdas en esta zona si sientes que él se encuentra molesto. Podría bloquearle.

La membrana del perineo: es una piel muy fina y sensible entre el ano y las partes genitales. Se pueden ejercer pequeñas presiones o círculos con la pulpa de los dedos durante la felación o una masturbación ¡y el éxtasis estará asegurado!

¿Por qué se le llaman Olimpiadas a los juegos realizados cada cuatro años?

Los Juegos Olímpicos son llamados por celebrarse en la ciudad de Olimpia, fueron fiestas religiosas, culturales y deportivas celebradas en la antigua Grecia (776 adC - 392 dC).

En ellos participaban los atletas, que debían ser ciudadanos, sólo hombres, y se entrenaban durante años en los gimnasios.

Olimpia (en griego Ολυμπία Olympía o Ολύμπια Olýmpia) es una ciudad de la antigua Grecia en la prefectura de Élide, en el Peloponeso. La ciudad se encuentra al pie del monte Cronio y en el lado derecho del río Alfeo.

En ella se celebaron los primero juegos Olímpicos, con una importancia comparable a los Juegos Píticos que se celebraban en Delfos. Ambos se celebraban cada olimpíada (cada cuatro años).

Los primeros de los que se tiene costancia se celebraron en 776 adC. Al final del siglo IV, el emperador Teodosio los abolió.

Olimpia también fue famosa por ser un centro religioso, y por su gigantesca estatua de oro y marfil de Zeus hecha por Fidias.

La Llama Olímpica de los actuales Juegos Olímpicos se enciende en el estadio de esta ciudad mediante el reflejo de la luz solar en un espejo parabólico, tras lo cual se transporta en una antorcha al lugar que acoge los juegos (normalmente dando un gran rodeo pasando por las principales ciudades de todo el mundo).

En los Juegos Olímpicos de 2004, celebrados en Atenas, las pruebas de lanzamiento de peso se celebraron en el estadio de Olimpia.