***CHICA SEXY DEL FIN DE SEMANA***

Santo Domingo, República Dominicana

Soy una chica muy sexy y abierta me encantan los hombres casa....... ja ja ja Me encanta chatear en el internet con mis "AMIGOS" estoy abierta a cualquier tipo de relacion, me encanta el preligro y lo prohibido

RESULTADOS DE LA ENCUESTA

Si vivieras con tu pareja, ¿con qué frecuencia te gustaría mantener relaciones sexuales?
Varias veces al dia 53% (290 votes)


Una vez al dia 18% (97 votes)

Día si, día no 11% (60 votes)

Una vez a la semana 3% (17 votes)

Con menos frecuencia 1% (6 votes)

Cuando me llegue el deseo 13% (73 votes)

Other: 1% (7 votes)

Total Votes: 550

El Orgasmotrón: orgasmos con sólo apretar un botón

¡Madre mía como avanza la ciencia! Quién te iba a decir hace una semana que con sólo apretando un botón podrías tener un orgasmo. Y sin tener que recurrir a vibradores y demás artilugios por el estilo. Ahora en el sexo también prevalece la comodidad.
El invento así se llama Orgasmotrón (foto). Consiste en un pequeño aparato de control remoto con un tamaño más pequeño que la palma de tu mano y que colocando dos cables en tu espalda y apretando un botón podrás recibir placer sexual como si recibieras estimulación en la vagina o el pene (para los impotentes es otra muy buena alternativa).

El inventor de este aparato es el Doctor Stuart Moley, que buscando acabar con el dolor crónico de la parte baja de la espalda y las piernas, halló una zona en la columna vertebral que si recibe estimulación eléctrica puede inducir un orgasmo instantáneo.

La única pega, que cuesta nada más ni nada menos que 12.000 dólares. Cosa que quizás termine saliéndote más barato buscando el orgasmo de otra forma más barata y también eficaz...

SERA CIERTO? Consumir pornografía ayuda a mejorar la salud

Diferentes estudios científicos señalan que consumir pornografía evita enfermedades y mejora la vida de pareja y la sociabilidad.Indagaciones pornovirtuales. Aunque históricamente la pornografía floreció en el cine y en las revistas, Internet modificó los hábitos y se convirtió en la principal fuente. Para potenciar el placer en las relaciones de pareja o para alimentar la imaginación y el erotismo en soledad, la pornografía fue, es y será una herramienta de gran utilidad. Pero diversos estudios científicos realizados recientemente revelaron que, además, el porno puede tener “una influencia positiva en la vida de las personas”.

Más del 90% de los consumidores de pornografía australianos aseguraron que “mejoró sus vidas” luego de experimentar con materiales XXX. Durante la investigación, realizada por el equipo del doctor Alan McKee, la mayoría de los entrevistados señaló que la pornografía les hacía “tomar mayor conciencia del placer de sus parejas, a la vez que los hacía sentirse menos críticos con respecto a los atributos físicos de ellos o ellas”. Además dijeron que se deprimían y se enfermaban menos.

Otro informe –elaborado por los científicos Neil Malamuth y Martín Hald, de la Universidad de Los Angeles– relevó la opinión de cientos de daneses que aseguraron que el consumo de porno “mejoró su vida sexual, su conocimiento sobre sexo, sus actitudes sobre el género opuesto y hasta sucalidad de vida en general”. Malamuth sostuvo que “la pornografía sólo puede ser perjudicial para aquellas personas con personalidad agresiva. Pero en la mayoría de los hombres no aparecen efectos negativos”.

Rendimiento sexual ¿cual es el tiempo ideal?

Un grupo de profesionales en sexología y terapistas sexuales que han atendido a miles de pacientes- contestó una encuesta sobre cuales son los tiempos de duración que los pacientes consideran ideal para mantener una relación sexual.

El trabajo que se va a publicar en la próxima edición de la revista médica Journal of Sexual Medicine, consultó la experiencia y las ideas de 50 expertos y consultores en temas de disfunción y terapia sexual que atienden en EE.UU y Canadá.

Y la satisfacción con los tiempos de rendimiento entre la penetración y la eyaculación y el orgasmo quedó en el rango de 3 a 13 minutos. En efecto, entre 1 y 2 minutos se consideró demasiado corto; entre 10 y 30 minutos demasiado largo. Pero de 3 a 7 era adecuado; mientras que de 7 a 13 minutos era deseable.

Es interesante, entre otras cosas, porque antes se consideraba que lo deseable en esta materia específica, eran más de 30 minutos. De hecho, según los autores del trabajo, la cultura popular actual suele proponer fantasías donde dicha etapa sexual dura horas o toda la noche, lo que por supuesto- contribuye a reforzar desencuentros y problemas sexuales ante realidades que suelen estar lejos de la realidad.

Cómo saber si está satisfecha

Si prestamos atención a esta pequeña lista podremos aprender a interpretar mejor a las mujeres, aunque sea durante nuestras sesiones de sexo. Y eso no es poca cosa.

1. Señales corporales. Cuando los pezones pasan a estar firmes y erguidos en medio del juego previo es una buena señal. Esto generalmente viene acompañado de gemidos y un leve rubor sobre la zona superior del pecho.

Durante el acto sexual, también son señales positivas una leve agresividad de la mujer (por ejemplo si clava sus uñas en nuestra espalda) y la tendencia a hablar expresando satisfacción o incitándonos a más. Si vemos que se dan muchas de estas condiciones o todas ellas, seguramente habremos dado con su punto G.

2. Hipersensibilidad emocional. Mucho se ha escrito sobre la imprevisibilidad emocional de las mujeres y la incapacidad de los hombres para entenderlas. Pero si observamos que ellas dan rienda suelta a sus sentimientos luego de una sesión entre las sábanas, podemos empezar a felicitarnos.

Las alternativas luego de un orgasmo femenino pueden ir desde un leve cambio de humor hasta una pequeña crisis de llanto (crisis en el buen sentido, pensado como una catarsis emocional disparada por el placer sexual).

3. La siesta. Aunque parezca mentira, es una buena señal que nuestra compañera de lecho elija el sueño como acto inmediatamente posterior al sexo.

Lejos de reflejar aburrimiento (muy distinta sería la cosa si eligiera dormir durante el sexo... ahí sí deberíamos empezar a preocuparnos), es una forma de recuperarse del cansancio por la catarata de orgasmos que, en el mejor de los casos, le provocamos.

4. Los mimos. Mientras que la mitología popular masculina señala que los hombres eligen simplemente darse vuelta y empezar a roncar luego del coito, las mujeres muchas veces eligen lo contrario.

Besos, caricias y el contacto de su piel son una manera habitual de demostrar gratitud si están satisfechas.

5. La forma de caminar. Si se levanta para ir al baño y sus piernas tiemblan, podemos quedarnos tranquilos con nuestra perfomance.

El temblequeo de piernas es una señal que no admite segundas lecturas: hemos cumplido con nuestro deber y con creces.

6. El tema recurrente de conversación. Si ella suena contenta, excitada, no puede dejar de hablar de lo que acaba de ocurrir, nos dice lo bueno que somos en la cama y elogia nuestra técnica sexual, podemos quedarnos tranquilos de que en poco tiempo vendrá por más.

7. La sonrisa interminable. La boca, a veces sin hablar (todo un logro para algunas mujeres) lo dice todo. Una sonrisa permanente, dulce y agradecida es un síntoma inconfundible en una mujer que ha saciado sus deseos y apetitos sexuales.

8. La mirada. Si nos damos cuenta de que nos mira de manera profunda a los ojos mientras sonríe todo el tiempo y nos pasa la mano por el pelo, también podremos calificarnos con un “aprobado” en cuanto a conocimiento en satisfacción sexual femenina.

9. La frase. Las palabras “te amo” durante o después del acto sexual significan sólo una cosa. La frase mágica podrá tener una connotación diferente en otros contextos, pero en este caso va directamente dirigida a nuestro desempeño sexual.

10. El día siguiente. Si todo lo anterior no es suficiente o no se cumple la mayoría de los puntos descriptos, la prueba última será su comportamiento al día siguiente.

Curiosas leyes sexuales del mundo

No es nada nuevo que todas las personas tienen diferentes gustos sexuales, pero también las leyes sobre el sexo varían de país a país. Algunas son más raras que otras y muchas no dejan de llamar la atención. Aquí tenéis una pequeña selección.

1.- Las leyes que rigen en la mayoría de los países de Oriente Medio reconocen que es legal mantener una relación sexual con un cordero. Sin embargo, y en los mismos países, es pecado mortal comer su carne después.

2.- En el Líbano está permitido que los hombres practiquen el sexo con animales, siempre y cuando sea una hembra. Por el contrario, si la cópula se hace con un animal del mismo sexo puede ser castigado con la pena capital.

3.- En Bahrain, los médicos no pueden mirar directamente los genitales femeninos aunque sea en un examen facultativo. Sí lo tieenen permitido si lo hacen a través de un espejo.

4.- Los musulmanes tienen prohibido ver los genitales de un cadáver y tienen que estar tapados constantemente. Esto también se aplica a los empleados de las funerarias.

5.- En Indonesia, masturbarse está penado con la horca, así que hay que ser muy discreto a la hora de usar la mano.

6.- En la isla de Guam, en el océano Pacífico, las mujeres no pueden casarse si son vírgenes. Por eso hay hombres dedicados al respetado oficio de desvirgador que van de pueblo en pueblo, para dar a las jóvenes casaderas su primera experiencia sexual, pero ¡cobrando por el trabajo!

7.- En Hong Kong es legal que una mujer mate a su marido si le ha sido infiel, pero lo tiene que hacer con sus propias manos. Sin embargo, la ofendida esposa puede matar a la querida de su marido con cualquier medio.

8.- En Cali, Colombia, las mujeres sólo pueden tener relaciones sexuales con su marido. La primera vez tiene que ser en presencia de la madre de ella que así puede testificar que existe una actividad procreadora.

9.- En Santa Cruz, Bolivia, está prohibido que un hombre practique el sexo con una mujer y la hija de ella al mismo tiempo.

10.- En Maryland, al este de los EE.UU, es ilegal la venta de condones por medio de máquinas expendedoras, pero está permitido si éstas están en un local donde se venden bebidas alcohólicas.

El olfato es también una brújula sexual que nos hace sentir atracción por algunas personas, provocándonos "amor a primer olfato"

De acuerdo con las últimas investigaciones, nuestro olfato no sólo permite percibir olores, también es como una brújula sexual, es decir, nos hace sentirnos atraídos por otras personas, provocándonos “amor a primera olfato”.
Sexto sentido: el olfato sexual

¿Sabías que todos tenemos preferencia por el olor corporal de algunas personas en especial? Esto depende en gran parte del género y orientación sexual de ambos, porque nuestro olfato nos guía hacia personas con nuestras mismas inclinaciones.

En los estudios más recientes sobre la sexualidad biológica del Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia, se ha investigado sobre el olor de las hormonas sexuales presentes en el sudor, llamadas feromonas, que provocan deseo sexual en muchos animales.

Pero se ha demostrado que las feromonas también juegan un papel poderoso en la sexualidad humana. Una mujer heterosexual o un hombre homosexual expuestos a la testosterona, hormona sexual masculina, reflejan una respuesta en la parte de su cerebro involucrada en la actividad sexual.

Un órgano enigmático
Hasta hace poco se creía que las feromonas eran inservibles para el ser humano y que no estaban conectadas con el cerebro, pero investigaciones recientes de la Universidad de Utah, en Salt Lake City, EE.UU., han demostrado lo contrario. Cuando a un varón heterosexual se le somete a oler feromonas femeninas, se dan cambios en sus células cerebrales.

Según estudios del Instituto Sloan-Kettering de Nueva York, los ratones machos prefieren aparearse con hembras que tienen proteínas vitales para el sistema inmunológico y eligen a su pareja porque son capaces de olerlas.

Locos por las feromonas
En un estudio de la Universidad de Berna, Suiza, se pidió a las estudiantes oler camisetas sin lavar de hombres desconocidos y clasificarlas según lo placentero que les resultaran los olores. Los resultados mostraron que las mujeres encontraban más agradable el olor de los hombres con feromonas de tipo diferente al suyo. Lo curioso es que si las mujeres estaban tomando la píldora, preferían el olor de las feromonas del mismo tipo que el suyo.

Otras investigaciones del Instituto Ludwig Boltzmann de Viena, Austria, indican que aunque los hombres no sean conscientes de que la mujer está ovulando, responden con un incremento de testosterona. El hombre se siente más atraído hacia la mujer cuando ella está ovulando.

A un grupo de hombres se les pidió oler ácidos grasos presentes en las secreciones vaginales de distintas etapas del ciclo menstrual: ovulación, menstruación y otro momento del ciclo. Los resultados mostraron que los niveles de testosterona los hombres expuestos al olor de la ovulación aumentaron el doble que en quienes olieron ácidos de las otras etapas.

Los masajes son un juego erótico que libera tensión antes del acto sexual. Conozcan mejor sus cuerpos y déjense llevar hacia el placer

Para conseguir una relación placentera con tu pareja, lo más importante es que usen la imaginación y el juego. Jugar juntos es una forma de conocer mejor el cuerpo del otro y poco a poco dejarse ir para llegar al placer. Los masajes son un juego erótico que sirve sobre todo para liberar la posible tensión que pudiera haber antes del acto sexual. Así es que… ¡fuera ropa!

1. EFECTOS RELAJANTES
Si después de un día de tensión y estrés, lo único que desea tu pareja es que le des un masaje relajante y no necesariamente erótico, si lo haces correctamente también puede tener un efecto terapéutico.

Presión leve. Siéntate en un sillón y pídele a tu hombre que se arrodille frente a ti y coloque su cabeza entre tus rodillas. Impregna tus manos en aceite aromático para masaje y con los dedos juntos deslízalas por su espalda hasta la parte más baja, al llegar ahí separa los dedos y baja hacia las caderas. Sube hacia los hombros, baja por los brazos y vuelve a subir. Repite unas seis veces.

Presión media. Terminado el primer masaje, en éste ejerce un poco más de presión, pero con suavidad para relajar los músculos. Ponte de rodillas al lado de su hombro, coloca la palma de una mano debajo del omóplato y los dedos de la otra por encima. Dale un masaje por encima del hombro y a la vez empuja hacia ti con la mano que tienes debajo. Repite unas seis veces.

Presión fuerte. Continúa con un masaje encima del hombro con las dos manos, frotándolo como si amasaras pan y moviendo las manos hacia el cuello. Una vez en el cuello, vuelve a bajar hacia el hombro. Repite unas seis veces y sigue después con el otro hombro.

2. SENSACIONES ERÓTICAS
Después del masaje relajante, continúa con las caricias sensuales. Los masajes con las manos no son los únicos, también puedes usar los pies, el pelo y todo el cuerpo, las posibilidades son infinitas. Entre tú y tu hombre debe existir la suficiente confianza, entendimiento y complicidad, como para probar cosas diferentes y averiguar cuáles les resultan más excitantes. Con un leve roce en la piel puedes tener asegurada una excitación inesperada.

Caricias con el cabello. Una posibilidad muy interesante de roces es acariciar con tu cabello el cuerpo de tu chico, recorriendo toda su piel. Esa sensación del pelo suave le será sumamente agradable y a la vez diferente y tentadora.

Roces con el cuerpo. Un jugueteo que conseguirá un efecto de provocación en tu compañero es usar tu propio cuerpo para acariciarlo. Acércate suavemente, dale con tus pechos pequeños roces sobre su piel y ve recorriendo de esa forma su espalda, pompis y piernas. Dale una sensación erótica que lo haga receptivo a cualquier juego sexual que le propongas, acariciando todo su cuerpo con tus brazos, tu cara, tus nalgas y las plantas de tus pies.

La oxitocina genera deseos sexuales

La oxitocina fomenta la unión entre las personas y la creación de lazos estrechos.

Al mismo tiempo está presente e influye en momentos tan importantes de nuestra vida como: el proceso de enamoramiento, el acto sexual, la llegada al orgasmo, el parto, cuando se introduce por vía intravenosa para inducirlo, o la lactancia materna.

Al contrario de lo que se suele pensar los sentimientos no se generan en el corazón, sino en el cerebro. Con la oxitocina se fortalecen sentimientos más duraderos y estables de amor, y de compromiso tanto entre la pareja como en el estrecho vínculo que surge entre la madre y el bebé.

Según un estudio llevado a cabo por un equipo de científicos de la Universidad de Pisa (Italia) en 2006, los primeros momentos del enamoramiento abunda un elemento químico llamado neurotrofina, que provoca el deseo, con el paso del tiempo esa sustancia se desvanece y deja lugar a una hormona denominada oxitocina.

Tipos de besos

Según el Kamasutra, existen hasta 30 formas diferentes de besar. A su vez, los romanos solían distinguir entre tres clases de besos: los oscula, que eran los amistosos. Los vasia, besos propios del afecto y del amor y finalmente los suavia, los besos característicos de la pasión carnal.

Como forma de saludo, varía según las culturas. En España nos intercambiamos dos besos, uno en cada mejilla. En Brasil, la gente se besa dos veces sólo entre parientes. En Bélgica, en Luxemburgo, en Países Bajos o Serbia, los besos que se dan para saludarse suelen ser tres.

En algunos países como Argentina o Italia, los hombres se besan en la mejilla, una práctica que en otros países no está bien vista o incluso asociada a la homosexualidad. En Rusia y en los ex países soviéticos, hasta la caída del Muro era práctica común que los altos cargos políticos se besaran en la boca.

Detrás de este gesto cotidiano muy extendido (pasaremos dos semanas de nuestra vida besándonos) hay un universo químico muy complejo. Para el ser humano, besarse no supone algo trivial, sino que se produce un intercambio de sensaciones y de emociones muy profundo.

Jean Luc Tournier, autor de la Pequeña enciclopedia del beso, ya reconoció que "no hay acto alguno que permita una implicación voluntaria del ser tan total como el beso".

El deseo de besar hasta tiene un nombre científico: filemamanía. Siempre queremos más, porque el beso es una droga natural. El cerebro es adicto a la oxitocina, que se produce cada vez que nos besamos. Esta hormona infl uye en funciones básicas como el enamoramiento, orgasmo, parto y amamantamiento, y está asociada con la afectividad, la ternura, el tocar.

De acuerdo con la consultora sexual británica Relate, la liberación de endorfinas, que se produce cada vez que juntamos nuestros labios con la pareja, combate el desánimo y evita caer en la depresión. Porque el beso, antes que nada, es placer.
La posición fisiológica de la boca hace que esta sea, de entre todos los órganos erógenos que tiene nuestro cuerpo, la que está situada más cerca del cerebro, el centro donde se producen las sensaciones y las emociones.

Para que se tenga una idea, las terminaciones nerviosas que se activan en el beso involucran el tamaño de un área cerebral, la que controla la boca, que es más grande que la que está relacionada con los genitales.

Según un estudio de la Universidad de Viena, cuando cerramos los ojos y fundimos nuestros labios con nuestra pareja en un abrazo apasionado, las pulsaciones cardiacas suben de 60 hasta 130 por minuto, se libera adrenalina, baja la tasa de colesterol y al intercambiarse bacterias, se refuerza el sistema inmunitario.

9 puntos de placer***APRNDAN MUJERES***

A continuación te damos un manual para estimular sus nueve botones orgásmicos. ‘Al acariciarlos suavemente, lo excitarás y lo llevarás al cielo, haciéndolo estallar de pasión y dándole una satisfacción sexual inmensa’, dice la sexóloga Patricia Brito.

1. Entre el labio inferior y la barbilla. Esa pequeña curva entre el labio inferior y la barbilla está llena de receptores sensibles que le dan a él un goce extremo. Mientras lo besas, chupa su labio inferior, sostenlo entre los tuyos y menea la punta de tu lengua debajo de su labio. Lo estimularás inmensamente.

2. La manzana de adán. Es una zona estrechamente conectada a los genitales. Estando él acostado boca arriba, roza tus labios húmedos con su garganta, sube tu lengua por su cuello en movimientos circulares hacia su manzana. Lo harás sentir lleno de satisfacción.

3. Bajo el hueso del tobillo. Es una zona con un gran capacidad de excitarse por estar ligada a sus órganos sexuales. Durante el coito, toma sus tobillos y acaricia con cierta presión estos puntos al ritmo de tus movimientos. Lo acercarás al orgasmo en instantes.

4. Los pezones. Aunque son inexplorados por muchos hombres, pueden ser muy sensibles. Pasa tu lengua alrededor de su areola y ve cerrando el círculo. Acércate al pezón y tócalo con la punta de la lengua. Muérdelo con suavidad primero, ve elevando la presión lentamente y muérdelo como te gusta que él te muerda a ti. Intensifica la sensación chupando hielo antes. Le harás sentir olas de placer por todo su cuerpo.

5. El pliegue entre los testículos. Pocas mujeres le dan interés a este punto de pasión concentrada. Con la punta de los dedos, presiona suavemente el pliegue donde los testículos y la base del pene se unen. Baja y sube lentamente los dedos hacia la parte inferior del escroto. Con este estímulo, nunca más dejará que olvides esta zona.

6. El perineo. Pocos hombres te guían a este sitio tras sus testículos que tiene numerosos receptores de placer. Acaricia con tus dedos la zona tras sus testículos y a la vez aprieta suavemente. Cuando él esté a punto de llegar al clímax, oprime más para alargar el clímax. Lo llevarás al borde del orgasmo.

7. El pene. Estas caricias son tan candentes que lo encenderán. Forma dos anillos en la base y en la punta de su pene con tu pulgar e índice de ambas manos. Muévelas de arriba hacia abajo en direcciones opuestas. Empieza lentamente y aumenta la velocidad conforme él se excita. Haz más intenso el movimiento aplicándote lubricante en las manos. El sentirá una fricción increíble.

8. La punta del pene. Esta parte tiene más poder orgásmico que el resto de su pene. Sostén con tus dedos la base de su pene y roza la punta con tu boca cerrada y húmeda como si te aplicaras lápiz labial. Intensifica la excitación abriendo tus labios un poco y frotando la punta entre ellos. Además de sentir un placer extremo, el verte haciéndole esto lo excitará tremendamente.

9. El frenillo. Es esa pequeña piel que conecta la punta del pene con el resto del miembro. Es un punto que no obtiene mucha dedicación erótica, pero cuando lo acaricias, impulsas un reflejo fascinante en tu hombre. Sujeta con tu mano la base del pene, con la lengua haz círculos lentos alrededor de la punta y al mismo tiempo mueve tu mano de arriba a abajo. Con este movimiento lo dejarás sin aliento.

Ejerce toda tu sensualidad

Disfruta una unión sexual plena, despeja tus dudas y temores, rompe con modelos establecidos y tabúes, y evita cometer algunos errores.

• Olvida el miedo a tu imagen:

El erotismo va mucho más allá de un cuerpo exuberante y unas prendas atrevidas e involucra a todos los sentidos y no sólo la vista; hay mujeres “de plástico” que no son nada sensuales. Ve a tu alrededor cuántas mujeres hay como tú, acompañadas de su hombre y sexualmente felices, y no tienen nada que ver con la imagen de la mujer frondosa. El problema no es que tengas el busto pequeño, sino que a tu pareja no le parezca sensual.

• Sé tú misma en el sexo:
Si has caído en el error de usar el sexo como un medio para obtener amor, cariño, seguridad, venganza o dinero, empieza a pensar en ti misma como un ser sexual. Reflexiona en que si puedes practicar tu sexualidad es porque tienes una buena salud. Ten presente lo que quieres y lo que no quieres, lo que te excita y lo que no te excita. Todas las mujeres somos distintas sexualmente y no nos excita lo mismo, podemos a veces no tener un orgasmo y sin embargo que la relación sexual sea satisfactoria. Básate en todo este autoconocimiento para relacionarte sexualmente con tu pareja.

• No seas rígida en la frecuencia sexual:
¿Qué es normal, hacer el amor mucho o poco? En la sexualidad lo que para unas es normal para otras es vicio, porque cada mujer tiene su propio ritmo. La frecuencia en las relaciones sexuales es un tema muy importante que tú y él deben acordar; habla de sexualidad con tu pareja como hablas de todos los demás temas. Para entenderse íntimamente, necesitan respetar las necesidades de contacto sexual de cada uno, y si son diferentes pueden ajustarse como pareja. Además es fundamental que reserven en su agenda tiempo libre para el sexo.

• Haz lo que sientas:
El mejor afrodisíaco es el amor, porque libera todo tu deseo, hace que tu excitación sea mucho mayor y que te enciendas sólo con el pensamiento o cuando se acerca el encuentro con tu hombre. El sexo es delicioso, pero con amor se transforma en algo extraordinario, porque sobrepasa el placer físico y logra la compenetración emocional. Pero no se trata de sólo tener sexo por amor, ni defender el sexo sin amor, sino de elegir lo que quieres en tu vida. Habrá momentos para el sexo con amor, otros para tener sólo sexo y otros únicamente para el amor, sin que por esto te juzgues a ti misma como una mujer cualquiera ni como una mojigata.

• Desecha cualquier imposición:
El amor necesita libertad, por eso para amar a tu pareja debes ser libre y dejar que él lo sea también. Para que él te ame no te puedes imponer con amenazas ni chantajes, ni querer quitarle el derecho de ser feliz con alguien más si no está contigo, porque eso no es amor. El amor se trata de crear un lenguaje con el que sólo tú y él se entiendan como amantes, donde las palabras signifiquen lo mismo para ustedes dos, y que cuando no haya palabras existan gestos de total complicidad, para crear una intimidad entre ustedes que los haga ser y crecer como uno solo. Deben poder decirse mil veces y espontáneamente “te amo” y ser excesivos en sus abrazos y besos, porque la sexualidad es inagotable pero quizá mañana ya no estén ahí.

Curiosidades sexuales

Sobre el deseo:
Hasta hace poco la hormona que provocaba el deseo –la testosterona- se creía que sólo era producida por los hombres. Ahora se sabe que la mujer también la produce, aunque en cantidades cinco veces menores que en el hombre. De ahí que el hombre sienta una necesidad más imperiosa de satisfacer sus deseos.

Sobre el beso:
Según K. Davis el beso comunica amor y provoca cambios metabólicos y químicos en el organismo, hasta tal punto que puede mitigar el dolor y ser una fuente de felicidad.

Sobre la excitación:
Todos sabemos que entre el hombre y la mujer existen diferencias y éstas también se dan en la excitación. Mientras la mujer obtiene una mayor excitación a través del sentido del oído, el hombre la obtiene con el sentido de la vista. La mujer se excita escuchando palabras, jadeos y susurros; y el hombre viendo, contemplando gestos, desnudeces, actitudes, poses…

Sobre el sexo oral:
Las prostitutas egipcias se pintaban los labios de rojo como indicativo de que aceptaban hacer una felación.

Se dice que Cleopatra era una experta en este arte y que hizo más de cien felaciones, en una noche, a soldados romanos.

La emperatriz china, Wu Hu, en un intento de demostrar su poder sobre los hombres, insistió en que todos los visitantes del gobierno –y de gobiernos extranjeros- debían practicarle un cunnilingus como homenaje a su poder.

Sobre la lubricación:
El uso de la píldora puede incidir en la falta de lubricación. Pero en otros casos esta falta de lubricación se debe a que nuestra pareja, aunque de modo inconsciente, no nos atrae lo suficiente como para humedecernos con un simple roce de su mano sobre la nuestra.

Sobre las posturas:
El Kamasutra afirma que un hombre sólo es digno de ser amado por una mujer si conoce las sesenta y cuatro posturas del amor. De estas sesenta y cuatro posturas básicas existen hasta novecientas noventa y nueve derivaciones.

Sobre el coito:
Según un estudio, a los hombres les gusta mucho más practicar el coito por la mañana porque es cuando experimentan una erección más intensa y fuerte. Sin embargo, a las mujeres les atrae más hacia el atardecer.

Mientas las mujeres sólo queman 45 calorías, cada diez minutos que pasan haciendo el amor, los hombres queman 60, aunque mantengan la misma actividad.

Sobre el orgasmo:
Según recientes estudios se ha podido saber que una media de 220 millones de orgasmos son experimentados al día.

El orgasmo implosivo –aquel en el que el hombre no eyacula mediante técnicas orientales- resulta una experiencia única, de muy profundas y especiales sensaciones.

Sobre la eyaculación precoz:
La eyaculación precoz casi siempre suele tener causas psicológicas que nos remontan a la relación madre-hijo. Se cree que todo hombre que haya tenido una madre autoritaria, dominante, etc., será proclive a padecer este problema, si no ha superado esa relación materno-filial.

Sobre la masturbación:
Las mujeres japonesas son las que más se masturban. Un 91,4% de ellas practican el sexo en solitario. Sin embargo, paradójicamente, éstas también encabezan la lista de mujeres anorgásmicas.

Las primeras masturbaciones suelen darse –de un modo inconsciente- en los primeros años de la infancia, durante la etapa en la que el niño descubre su cuerpo y manipula sus genitales, movido por la curiosidad que éstos le provocan.

Sobre lo que creen las mujeres de sus cuerpos en la intimidad:
Las mujeres están convencidas de que los hombres desean encontrar un cuerpo perfecto y se sienten inseguras cuando no lo poseen. Lo que éstas no saben es que ellos pueden encontrar sexys hasta las estrías, si la mujer sabe mostrar su cuerpo de forma femenina y natural. Ellos van más allá del piro físico, sobre todo cuando aman.

Sobre el “punto G”:
Diversos estudios apuntan que es en este punto concreto de la anatomía femenina donde se puede producir la, tan polémica, eyaculación de la mujer. No obstante, y a pesar de que físicamente este punto existe, no todas las mujeres poseen la misma sensibilidad en él.

La química del beso

El más difícil no es el primer beso, sino el último Para una mujer, el primer beso es el final del principio; para un hombre, el comienzo del final Un beso legal nunca vale tanto como un beso robado.

El beso es parte esencial de las relaciones sociales. Desencadena una tormenta biológica y hormonal en nuestro organismo y es un elemento clave para que vivamos una vida placentera y en armonía. ¡Nunca dejen de besarse!

Con un beso se activan hasta unos 30 músculos faciales, 17 de ellos relacionados con la lengua, se transfieren 9 miligramos de agua, otros 0,18 de sustancias orgánicas, 0,7 de materias grasas, 0,45 de sales minerales, además de millones de gérmenes, bacterias y microorganismos, y se queman, a lo largo de tres minutos, unas quince calorías.

Sexo: ¿Qué tan frecuente debe ser?


Uno de los temas más frecuentes en la consulta sexológica versa en torno a la frecuencia de relaciones sexuales. Son muchas las parejas que se preguntan ¿Cuánto es lo normal?, pero también son numerosas las que desean aumentar su frecuencia.

Sobre este tema hay algunos comentarios pertinentes. Por un lado, mantener muchas relaciones sexuales, incluso diariamente, no representa ningún problema para la salud, ni debilita físicamente y mucho menos mentalmente.

Otro aspecto importante por destacar, es que la sexualidad no se comporta como las otras necesidades físicas en las que la satisfacción de la necesidad calma el deseo. Es decir, cuando tenemos hambre, ésta se nos quita comiendo, pero no funciona exactamente igual con el sexo.

Entre más relaciones sexuales mantenga una pareja, más relaciones sexuales le pedirá su cuerpo. Mientras menos relaciones sexuales se sucedan, el cuerpo pedirá cada vez menos, hasta el punto de llegar a abolirse el deseo sexual.

Esto explica muchos fenómenos que pasan en la vida de las parejas. Muchas veces un distanciamiento emocional o físico, por ejemplo como el que condicionan algunas enfermedades o los conflictos de pareja, sin son de larga data, pueden provocar una disminución en el deseo sexual. En esas circunstancias el cuerpo no pide, no requiere, no exige ni demanda la vida sexual.

Cuando las condiciones que provocaron ese distanciamiento han sido superadas, las parejas se dan cuenta que hay gran menoscabo en su vida sexual. La sexualidad deja de figurar entre sus apetitos y muchas veces se mantiene una vida de pareja "como entre hermanos". Hay una enorme compatibilidad en el cada día pero no hay una necesidad de acercamiento sexual.

Ante estas circunstancias, en la actualidad se han diseñado una serie de programas de "sexualización", destinado a que esas parejas recuperen el deseo sexual perdido.

Insólito - El primer hombre embarazado?


Thomas Beatie, de Oregón (EEUU), es un transexual en su quinto mes de embarazo. Si todo sigue bien, en cuatro meses se convertirá en el primer hombre en dar a luz en la vida real, fuera de las pantallas cinematográficas.

“Para nuestros vecinos, mi mujer Nancy y yo no parecíamos para nada inusuales. Nos veían como lo que somos, una pareja feliz y profundamente enamorada. Deseábamos trabajar duro, comprar nuestro primer hogar y formar una familia; nada fuera de lo común. Hasta que decidimos que yo engendraría a nuestro hijo”.

Así comienza Thomas su testimonio en la publicación ‘The Advocate’, una revista dirigida especialmente a lectores homosexuales. Su confesión ha dado la vuelta al mundo.

Para cambiar de sexo, algo que hizo hace unos años, Beatie, que nació mujer, se sometió a una operación en la que le quitaron el pecho e inició una terapia hormonal. Sin embargo, mantuvo sus órganos reproductores femeninos.

Pero en una decisión sin precedentes, optó por dejar su tratamiento bimensual de testosterona porque sintió la llamada de la maternidad. Así como suena. Thomas, que es legalmente un hombre desde hace años, ha querido quedarse embarazado.

“Dejé de ponerme las inyecciones de testosterona. Había estado ocho años sin tener la menstruación, así que no fue una decisión fácil de tomar”, comenta Beatie en el artículo. “Mi cuerpo se reguló por sí mismo después de cuatro meses y no tuve que tomar estrógenos o progesterona o cualquier otro fármaco que favoreciera la fertilidad para ayudar la concepción”, añade.

Su paso al frente, muy meditado, se debe a que su pareja Nancy, con la que comparte su vida desde hace 10 años, tuvo que someterse a una histerectomía en el pasado a causa de una enfermedad.

Las ganas de tener un niño son tan grandes que la pareja piensa que puede vencer todos los obstáculos con los que se han encontrado y va a encontrarse durante la gestación. “Cuando se lo contamos a nuestros familiares se quedaron muy sorprendidos y muchos médicos rechazaron tratarnos”, declara Thomas, para quien “tener un bebé no es una necesidad únicamente femenina, sino que es parte del ser humano”.

“Mi barriga crece día tras día, pero yo me siento hombre y cuando nazca mi hija, que está previsto para el mes de julio, yo ejerceré de padre y Nancy de madre”, añade.

Batalla del 30 de marzo

La Batalla de Santiago, también conocida como Batalla del 30 de marzo fue librada entre las tropas independentistas dominicanas y las del general Pierrot, quien comandaba una columna del ejército invasor haitiano de Charles Herard.

La acción se produjo a partir de las 3:00 p.m. del 30 de marzo de 1844. La plaza de Santiago estuvo defendida por tropas dominicanas bajo la dirección de José María Imbert, Francisco Antonio Salcedo, Fernando Valerio y otros oficiales. Mella colaboró mucho en la organización de la defensa en San José de la Matas. El numeroso ejército de Pierrot ( 2,000 soldados) fue derrotado por los dominicanos.


El grupo de los Andulleros de Fernando Valerio jugó un papel muy importante en el triunfo de los dominicanos, pues aunque muchos murieron, los demás no se amedrentaron y continuaron la lucha. Este triunfo fue muy importante para los dominicanos, quienes reafirmaron su fe en la Independencia ya lograda en febrero. *Datos tomados del libro Colecciones de Libros Históricos/Juan Daniel Balcácer.