miércoles, 28 de marzo de 2007

Zoofilia o relaciones sexuales con animales


Otra prohibición muy extendida es la relación sexual con animales y aunque en las sociedades occidentales y sobretodo en situaciones de soledad o aislamiento probablemente es mucho más común de lo que creemos no suele estar reglamentado de ningún modo, en el resto del mundo no es así, los yoruba de Nigeria atenían por costumbre que el cazador copulaba con el antílope que había matado después de haberle extirpado los testículos para que el espíritu de la pieza no le persiguiera, y entre los indios hopo se educaba a los adolescentes a copular con animales para conseguir su fuerza o su destreza.

Allí donde se producen prácticas de zoofilia este permitido o no lo más común es utilizar cabras, vacas, perros o caballos y en ocasiones animales de compañía como perros o animales mucho más inconvenientes como serpientes o tortugas.

La anécdota más exótica de todas no llega de la mano de sir Richard Burton (no el actor marido de Elizabeth Taylor, sino el traductor del Kama-Sutra) que nos informó que en casi todos los pueblos de Oriente Medio los hombres copulaban con hembras de cocodrilos para adquirir semejanzas y no ser devorados por ellos.

En la mitología griega han muchos casos de zoofilia y de muchas cosas más, el dios Júpiter se presentó a Leda en forma de cisne, lo más sorprendente es que después de esta extraña relación Leda quedo embarazada y puso dos huevos con dos parejas de gemelos, Castor y Pólux, y Helena y Clitemnestra. También copuló en forma de toro con Europa.